El Santo Grial

EL SANTO GRIAL de Ana Mafé García / Editorial: Editorial Sargantana / Género: Ensayo / 393 páginas / ISBN: 9788417731397 / 2020

Sobre el libro:

Sumérgete en un viaje al pasado histórico de la reliquia más buscada del Medievo occidental. En tus manos tienes el camino que te desvelará uno de los grandes misterios de la humanidad.
Preguntas como: ¿Por qué esta copa y no otra? ¿Dónde celebró Jesús su última Pascua? ¿Quién la mandó a Hispania? ¿Cómo escribió Chrétien de Troyes su novela del «graal» inspirada en la corte de Aragón? ¿Qué es y qué significa el Santo Grial?
Estas cuestiones y muchas más son explicadas y documentadas una a una. La búsqueda del Santo Grial llega a su fin en este libro.
La llave del Conocimiento la tienes en tu mano. El interior te sorprenderá al descubrir información completamente inédita que no te dejará indiferente.

Sobre el autor:

Ana Mafé García es doctora en Historia del Arte, es también Técnico en Empresas y Actividades Turísticas (TEAT), Máster en Gestión del Turismo Ambiental: Ecoturismo, es Graduada en Historia del Arte y Máster en Historia del Arte y Cultura Visual.
Su doctorado ha sido apoyado por el Centro Óptico Losan a través del programa #Verysentirlacultura (2015 – 2019).
Desde 1999 es ponente en congresos internacionales. Ha escrito más de una veintena de artículos en inglés y español, así como varios capítulos de libros.
Preside la Comisión Científica Internacional de Estudios del Santo Grial. Y es vicepresidenta de la Asociación Cultural El Camino del Santo Grial.

La Revolución rusa

LA REVOLUCIÓN RUSA. LA TRAGEDIA DE UN PUEBLO (1891-1924) de Orlando Figes / Traductor: César Vidal / Editorial: Taurus / Género: Ensayo / 1132 páginas / ISBN: 9788430624249 / 2021

Hace muchos años leí un artículo sobre la Revolución rusa que me fascinó. En ese artículo, discúlpenme que no recuerde el nombre del autor, hablaba de la Revolución rusa desde la perspectiva del ciudadano anónimo, del agricultor, del artesano, del militar de baja graduación, del comerciante, del individuo alejado de las masas. No profundizaba en la ideología ni en los grandes personajes de la revolución, basaba su discurso en la irrupción de la revolución en la vida cotidiana del ruso de a pie. Aquel artículo me supo a poco, pero me hizo ver que tras cualquier revolución, o guerra, se esconden miles o millones de “otros” protagonistas que sufren, viven y fabrican la historia que después otros contarán.
La Revolución rusa de Orlando Figes es una obra enciclopédica que, al igual que este artículo que leí hace muchos años, nos pone en conocimiento a esa gente desconocida que hacen de los líderes lo que son (en esta y en cualquier revolución), pero que además aporta toda la información necesaria para entender cómo y por qué se fraguó la Revolución rusa. Es curioso ver como la «realidad rusa» fue mitificada (mintiendo en la mayoría de las ocasiones) por muchos intelectuales occidentales desde los años veinte del siglo pasado hasta la caída del muro de Berlín en 1989. El subtítulo de esta obra es «La tragedia de un pueblo (1891-1924)», y no puede ser un título más apropiado, ya que el periodo ruso entre 1891y 1924 fue, a juzgar por lo que nos cuenta Figes, una época terrorífica, donde hubo millones de muertos, y donde millones de familias vieron como su futuro quedó roto para siempre. La Revolución rusa ejerció sobre el pueblo una violencia inconcebible, fue una guerra cruel y devastadora de una minoría contra una mayoría indefensa, y lo fue desde el principio, mucho antes de que Stalin impusiera su etapa del terror.
Este ensayo está escrito de una manera muy literaria, muy narrativa, la traducción de César Vidal es excelente, y esto hace que las mil y pocas páginas de libro se lean vorazmente. No sé si será la obra más completa que se haya escrito sobre este periodo y episodio histórico (sospecho que sí), pero lo que sí puedo afirmar, y rotundamente, es que es la más amena y gratificante que yo haya leído jamás.

Maxi Sabela Tornés

Entrevista a Xavier Borrell, autor de «La semilla del Caos»

Hoy nos visita en la Jungla el escritor y periodista cultural Xavier Borrell para presentarnos su última novela publicada en la editorial Dokusou, La semilla del Caos:

«Myriam, una joven obsesionada con hacerse famosa a toda costa, decide plagiar un libro y con ello lanzarse a la fama, y no solo lo consigue, sino que además, entrelaza las vidas de sus familiares, esparcidas como hojas por el viento de otoño, a causa de la Guerra Civil, un hecho tan pretérito en el tiempo como latente en la vida de Myriam. Su padre, un Mosso d´Esquadra aficionado al arte, y su bisabuela, una joven arrastrada por la locura de una guerra sin sentido, un excombatiente de la guerra de Yugoslavia y un músico sin escrúpulos, nos sumergen en esta historia que enlaza una Barcelona entre dos épocas.»

La novela se nutre de dos historias, aparentemente muy distantes entre sí, que terminan siendo una misma, con una trama con muchísimas aristas. ¿De dónde le surge la idea para escribir esta novela?


El origen de la novela son varios orígenes en realidad. Casi todos tienen que ver con cosas que he leído, o investigado, como el que cuento de anarquistas que saqueaban iglesias de pueblos en caravanas de camiones, que aunque la mayoría lo hacían por el bien de la ‘revolución’, hubo casos sueltos que buscaron su lucro personal, y eso decidí que debía contarlo. Por otro lado, por ejemplo, en el caso de la chica que quiere acceder a la fama de cualquier forma, me apetecía explicar que hay un mundo bello, como es la cultura, con el que se puede ser feliz. Es triste ver que para un cierto tipo de juventud, muy ligada a los cánones televisivos y a la superficialidad que representan, el éxito equivale al “famoseo”.


¿Realmente es tan sencillo plagiar un libro?


Piensa una cosa, ¿cuántos libros no habrán perdidos en el fondo de estanterías que nadie echaría en falta si alguien lo copiara? Imagino que deben de haber muchos libros que sí son susceptibles de ser plagiados. Aunque yo, básicamente, lo que pretendía utilizando lo del plagio en la novela era encontrar una nexo para que Myriam pasara del mundo de la farándula al cultural de forma directa, sin importarle la ilegalidad del método.


Entiendo que para escribir su novela ha tenido que documentarse a conciencia sobre distintos aspectos, me gustaría saber cuál es su opinión sobre el movimiento anarquista durante la Guerra Civil y de todos esos tristes sucesos que sufrieron mujeres como María durante la contienda.


Se dice que en el amor y la guerra todo vale. Sin duda parte del movimiento anarquista en aquella época fue una revolución ideal muy romántica, que por desgracia no pudo llevarse a cabo hasta las últimas consecuencias. Sólo cabe ver la cantidad de milicianos extranjeros que vinieron a apoyarla siguiendo los ideales que se propugnaban. Las vejaciones a mujeres es un hecho que ha ocurrido siempre en todas las guerras, y que nunca los vencedores han hecho lo suficiente por erradicar.


La semilla del Caos, ¿por qué este título?


El título es una metáfora, un título metafórico que me sugirió mi amigo, el escritor José Antonio Castro Cebrián. Significa las muchas iras e impotencias que a lo largo de una vida se puede vivir en una guerra. Por cierto, a una de esas “iras” se le intenta poner remedio en el transcurso de la narración.


Por la temática de su novela ¿cree que su libro va dirigido a un público determinado, o por el contrario es un thriller apto para todos los públicos?


La semilla del Caos es una novela de entretenimiento apta para todos los públicos, con la que espero que cualquier lector pase un rato divertido y agradable, solo eso. Me encantaría pensar que mi libro llega a un amplio abanico de lectores, y que con él muchos se animan a buscar el lado creativo que todos anidamos en nuestro interior.


De Casta Diva, su anterior novela, a La semilla del Caos, la última, hay un cambio sustancial en el estilo y en la estructura argumental. ¿Es un cambio totalmente pretendido o por el contrario es algo circunstancial?


Supongo que el cambio que dices es debido a la evolución que yo mismo tengo como persona y como escritor. Las dos novelas son historias totalmente distintas; la verdad es que siempre tuve las dos en la cabeza, flotando paralelamente, hasta que por fin vieron la luz. Son dos novelas que están escritas con mucho trabajo y empeño, y quizá planteadas de distinta manera, por los que probablemente la evolución en la escritura es algo normal en mí.


¿Qué proyecto literario tiene ahora entre manos?


Acabo de sacar a la luz otra novela escrita en catalán a cuatro manos con Agustí Argimon titulada Terra Nostra. La he sacado casi paralelamente a La semilla del Caos. Actualmente estoy trabajando en una historia más intimista, quiero adentrarme en los sentimientos de las personas que han perdido mucho con esta crisis que hemos pasado y en el afán de reinventarse, añadiré también un misterio en torno a un viejo suceso en los Pirineos.


Para terminar, y como siempre nos gusta hacerlo aquí en la Jungla de las Letras, háblenos un poco de usted, ¿cómo se describe como escritor y como persona?


Es complicado definirse a uno mismo, supongo que todos tenemos múltiples facetas. Como escritor busco entender el mundo a través de mis historias y personajes, con la esperanza de que el lector lo comparta y disfrute. Como persona, ahora muy volcado en los míos, el Cubelles Noir y como siempre en mi devoción: los libros.

Paranoica fierita

PARANOICA FIERITA de Miguel Ángel Maya / Editorial: Editorial Carpe Noctem / Género: Narrativa / 106 páginas / ISBN: 9788412426656 / 2022

La sinopsis de la novela dice así:
«Una niña es arrastrada primero por su madre y después por un extraño y viejo pianista en una huida sin destino aparente. ¿De qué huyen? ¿Quién los amenaza? ¿Qué ocurrirá cuando, veinticinco años después, vuelvan a encontrarse? La mirada deformada por la violencia de la protagonista nos lleva, como en una road movie alucinada, por los vericuetos de un desierto, junto a un circo abandonado, a las afueras de la inquietante Saint Simons y sus alrededores».
La historia no me ha gustado tanto como pensé que lo haría. Mi primera impresión es que no estoy ante una novela corta, sino ante un relato largo, un cuento con un exceso de páginas. Se me ha hecho eterno un libro de poco más de cien páginas, y eso nunca es bueno. No sé si definir Paranoica fierita como un soliloquio que a veces es interrumpido por un monólogo pretencioso, o un monólogo metaliterario con incrustaciones soliloquianas. La historia no me ha parecido ni mala ni buena, me ha dejado descolocado, a mi juzgar le ha faltado un poco de coherencia literaria, es decir, aunque la trama tiene su recorrido en la novela, hay un momento en el que todo pierde efectividad, a unas veinticinco páginas del final, el último giro es desbocado, descarrila, a mí me parece todo demasiado dramatizado, como cuando la sobreactuación de los actores quita realismo a lo que está pasando en una película. He tenido que releer algunos pasajes de la novela porque, sinceramente, no me enteraba de lo que estaba pasando, o de lo que tenía que pasar. Con el estilo literario, el ritmo narrativo, me ha ocurrido algo curioso, al principio me ha resultado interesante, incluso me ha gustado, pero a medida que iba avanzando en la lectura ese mismo estilo y ritmo me ha terminado cansando, unas oraciones muy largas, otras inconclusas, dos voces (¿o una?) con una tonalidad totalmente neutra.
Me engatusó la contraportada del libro, en el que decía que la atmósfera de Paranoica Fierita recordaba a David Lynch y que contenía una trama salvaje a lo Quentin Tarantino, entre otras cosas, y yo lo que me he encontrado ha sido un texto con mucha intención pero con un resultado bastante pobre.
Definitivamente no es un libro que recomendaría a todo el mundo.

Jesús Cuenca Torres