Doblecturas: Basilisco

BASILISCO de Jon Bilbao / Editorial: Impedimenta / Género: Narrativa / 290 páginas / ISBN: 9788417553685 / 2020

Insatisfecho con su trabajo como ingeniero, el protagonista de Basilisco se traslada a California, donde conoce a dos personas que cambiarán su vida: Katharina, una joven que acabará siendo su mujer, y John Dunbar, un trampero, veterano de la guerra de Secesión y pistolero ocasional que lleva muerto más de un siglo. Dunbar encarna lo más genuino del Lejano Oeste. Huraño y temido, se ganó el sobrenombre de «Basilisco», y nos lleva de la mano por la fiebre del oro en Virginia City, por una expedición paleontológica y en su huida de una banda de asesinos. Mientras, el ingeniero desengañado, ya convertido en escritor, se adentra en las responsabilidades y frustraciones de la mediana edad. Basilisco se ordena así en una serie de capítulos autoconclusivos, alternando los que acontecen en el presente con los que tienen lugar un siglo atrás por los parajes de Nevada, Idaho y Montana, y proponiendo un diálogo entre realidad y ficción

Jon Bilbao

Quienes hemos leído antes a Bilbao reconocemos al instante el sobrio estilo anglosajón que envuelve todo su mundo: una narración con signos ortográficos ausentes, que hacen de la lectura un escenario perfecto para el lector tipo voyeur. Yo diría (porque en realidad no lo tengo muy claro) que Basilisco es una novela compuesta de relatos conclusivos, donde la temática principal es la desesperanza o el infortunio. Sin ningún tipo de duda puedo decir que como cuentista conozco a muy pocos que escriban en España los relatos tan bien como lo hace él.

Me ha gustado el libro, entremezcla fantasía, terror, y un etcétera, y aunque este autor lo hace espléndidamente bien, echo en falta en su escritura un género un poco más definido, a veces uno se pierde entre tanta originalidad. Aún así, Bilbao es capaz de enfrentar a sus protagonistas con sus miedos como nadie, unos miedos que conviven en la cotidianeidad y más allá de ella.

En Basilisco de todos los relatos el que me pareció más completo y conseguido fue el segundo de todos, el llamado La playa del naufragio, donde un padre va a la deriva en el mar con dos niñas pequeñas, su hija y una sobrina… solos sin embarcación… en flotador… lo pasé realmente mal…

Maxi Sabela Tornés

Condensar la opinión sobre un libro en unas doscientas palabras tiene su aque.  Hay que ser sucinto, crítico con lo que se dice y sobre todo honesto. De esas tres cualidades que resalto: suelo ser muy crítico, demasiado honesto, y poco sucinto; creo que voy a soltar a bocajarro lo primero que me vino a la cabeza después de haber leído el libro: “¡Carajo!, que requetebién que escribe este jodío”.

No es la expresión más elegante que se pueda decir de un escritor, en eso estoy de acuerdo, pero creo que resume de manera muy acertada la sensación de cualquiera al leerse este libro. ¿He dicho cualquiera? Bueno, rectifico… habrá quien diga que un libro de relatos no puede pretender ser una novela, o que una novela que tiene capítulos que son autoconclusivos es pretencioso y por ende un churro, o incluso muchos se echarán las manos a la cabeza porque ¡no hay guiones que encabecen el diálogo! Ni caso…

Jon Bilbao ha construido un universo maravillosamente ecléctico, donde convive el más genuino y extravagante Oeste americano y las incertidumbres artísticas y existenciales de un escritor en Euskadi, anodino y desgraciado donde los haya. Dos escenarios en las antípodas que parecen no tener relación entre sí pero que confluyen hacia un punto de fusión (cuando no fisión) en la más pura alegoría.

R E C O M E N D A D Í S I M O.

Juanjo Melgarejo

Vestida de corto

Vestida de corto ganó en 2019 el Premio Goncourt de Primera Novela. Félix tiene catorce años y va a pasar el verano trabajando en un pueblo del interior de Francia. Su jefe le da alojamiento. Allí vive también Gilberte, Gil, de dieciséis años, la hija del jefe, que trabaja en el supermercado y se encarga de la casa y las comidas. En el tiempo restante, desaparece con hombres, casi siempre mayores que ella. Fascinado por la joven, Félix vive esperando una mirada de Gil, una señal. Marie Gauthier reconstruye en esta novela las sensaciones confusas del joven Félix frente a la inquietante sensualidad del cuerpo de Gil. Con una intensidad magnética la autora nos transmite la atmósfera húmeda y opresiva del pueblo en pleno verano.

Marie Gauthier

Es una novela corta de apenas ciento quince páginas, muy fácil de leer y muy entretenida. Ganó en 2019 el prestigioso Premio Goncourt de primera novela, y en opinión de Frédéric Beigbeder, el célebre escritor y crítico francés, estamos ante una novela que destila un erotismo campestre. Vestida de corto de la galardonada Marie Gauthier nos transporta a un pueblecito del interior de Francia donde Félix, el protagonista, vivirá el verano que le cambiará la vida para siempre. Félix tiene catorce años y realizará unas prácticas de estudios en casa de la joven Gil y de su padre. Marie Gauthier nos mostrará en su libro el despertar sexual de Félix, que está herido mortalmente de deseo hacia Gil. La desea de una manera visceral e inevitable, pero lo hace desde el respeto y la utopía. Ella, piensa él, es una diosa que está fuera de su alcance, aunque eso no le deprime. Durante el verano la única obsesión de Félix es que ella se fije en él. Los deseos de Félix están descritos perfectamente en la trama y los de Gil lo están por lo que Félix intuye, eso me ha parecido un recurso muy muy bueno. Gil ha dejado la escuela a los dieciséis años para trabajar, y es en ese verano cuando empieza a experimentar con los hombres, de una manera desangelada, un poco arrastrada por sus circunstancias personales. Para ella es el dispendio que debe pagar por y para ser mujer…

No quiero contar mucho más de la trama, prefiero centrarme en el estilo narrativo de la autora. Nunca hubiese creído que se trata de una primera novela, Vestida de corto está escrita con una madurez literaria más propia de alguien que trabaja en el oficio desde hace mucho tiempo que por un novel. No estamos ante una historia significativa, o transcendental, pero la manera que tiene la autora de describirnos los sentimientos que alimentan a Félix, revalorizan por mil el interés por la trama. La prosa te envuelve de una manera sensual, casi erótica, y lo que pudiera parecer trágico se vuelve bello.

Ese primer amor… lectura fresca e ideal para estos días de verano.

Adoración Negre Pujol

VESTIDA DE CORTO de Marie Gauthier / Traductora: Blanca Gago / Editorial: Nórdica Libros / Género: Narrativa / 114 páginas / ISBN: 9788418067235 / 2020

Mandelstam

Mandelstam es un homenaje a dos de los más grandes escritores rusos del siglo xx, Anna Ajmátova y Ósip Mandelstam. Además del texto con los recuerdos de Anna Ajmátova sobre Ósip Mandelstam, este volumen incluye cartas y poemas de ambos escritores en lo que podría ser el reencuentro de dos amigos que sufrieron la persecución del estalinismo. «Conocí a Ósip Mandelstam en La Torre de Viacheslav Ivánov en la primavera de 1911. Entonces era un muchacho flacucho con un lirio de los valles en el ojal, con la cabeza bien alta, de ojos llameantes y pestañas larguísimas, casi hasta las mejillas. Lo vi por segunda vez en casa de Tolstói en Staro-Nevski; no me reconoció y Alexéi Nikoláievich se puso a hacerle preguntas sobre la mujer de Gumiliov, y él indicó con las manos cómo era de grande el sombrero que yo había llevado. Me asusté por si sucedía algo irreparable y me di a conocer».  

Anna Ajmátova

Una “fe de erratas”, en una hoja suelta dentro del libro, avisa al lector que, por un error tipográfico, el bueno de Ósip aparece en más ocasiones de lo debido, seis en concreto, con una gran “Ó” en lugar de con una “o”. Pues qué queréis que os diga queridos editores de Nórdica Libros, no me he dado cuenta de esa errata, he disfrutado tanto, pero tanto, de este libro que lo único que puedo decir de él es que me ha encantado. No encuentro ni un pero a la edición, y mucho menos al contenido.

Lo que hizo que me interesara por este libro fue sin duda el título: MANDELSTAM. Hace relativamente poco tiempo llegó a mis manos el libro Coloquio sobre Dante del poeta ruso Ósip Emílievich Mandelstam. Quedé tan impresionado por la lectura de Coloquio sobre Dante que cuando vi que Anna Ajmátova publicaba algo que “iba” sobre Mandelstam, este autor desquiciado, no lo dudé, tenía que hacerme con él y leerlo más pronto que tarde.  

Lo primero que tengo que afirmar rotundamente, después de leerlo, es que la autoría de este libro no corresponde únicamente a la poeta rusa, en realidad se trata de un glosario de escritos que incluye memorias, correspondencia y conversaciones entre ella y Mandelstam, amigo, coetáneo y cofundador junto a otros autores de lo que vino a llamarse el movimiento poético acmeísta: un movimiento que vivió perseguido por el estalinismo y la miseria. Anna Ajmátova nos descubre, al contrario de cómo se nos presenta en algunos documentos biográficos, a un poeta erudito y con un marcado sentido crítico y literario, al parecer Mandelstam no era tan singularmente trágico y extravagante como yo creía, o al menos eso es lo que yo interpreto leyendo las cartas. Para más valor, en la edición del libro se incluyen algunos de los poemas mencionados en las notas de la autora.

Este libro es un claro homenaje a la amistad, a la confraternidad, a la admiración mutua, es una renovación de la imagen de uno de los grandes poetas icónicos de la Rusia del estalinismo.

Jesús Cuenca Torres

MANDELSTAM de Anna Ajmátova / Traductores: Marta Sánchez-Nieves y Arturo Peral / Editorial: Nórdica Libros / Género: Biografía-Poesía / 95 páginas / ISBN: 9788418067273 / 2020

Entremés de «Sentido y sensibilidad» de Jane Austen

«Charlotte rio entusiasmada de pensar que su marido no podía librarse de ella; y dijo, exultante, que a ella no le importaba cargar con esa cruz, dado que debían vivir juntos. Era imposible que alguien tuviera mejores intenciones, o estuviera más determinada a ser feliz, que la señora Palmer. Era inmune a la estudiada indiferencia de su marido, a su insolencia y desabrimiento: y cuando él la maltrataba o reprendía, se divertía la mar.

—¡El señor Palmer es tan raro! —le dijo, en un susurro, a Elinor—. Siempre está de mal humor.

Elinor no se sentía inclinada, tras una breve observación, a creerle tan genuina e insensiblemente maligno o maleducado como quería aparentar. Su carácter tal vez se había agriado un poco al descubrir, como otros muchos miembros de su sexo, que, por culpa de algún prejuicio inexplicable en favor de la belleza, era el marido de una mujer tonta…, pero ella sabía que deslices de esta clase eran demasiado corrientes para que un hombre en sus cabales se resintiera mucho tiempo de las heridas. Se trataba, más bien, creía Elinor, de un deseo de diferenciarse lo que le hacía tratar con desdén a todo el mundo y despreciar todo cuanto tuviera delante. Era el deseo de parecer superior a los demás. La causa era demasiado común para asombrarse; pero los medios, por mucho que destacasen a la hora de establecer su superioridad en mala crianza, no era probable que despertasen el amor de nadie que no fuera su mujer.

—¡Oh, querida señorita Dashwood! —dijo la señora Palmer, poco después—. Tengo que pedirles a usted y a su hermana un gran favor. ¿Querrían ir estas navidades a Cleveland a pasar una temporada? Por favor, digan que sí… y vayan cuando los Weston estén con nosotros. ¡No pueden imaginarse lo feliz que me harán! ¡Será algo totalmente delicioso…! Amor mío —dijo, dirigiéndose a su marido—, ¿no tienes ganas de ver a las señoritas Dashwood en Cleveland?

—Por supuesto —contestó, con mofa—, he venido a Devonshire con este único propósito.

—Ya lo ven —dijo su esposa—, ya ven que el señor Palmer las espera; así que no pueden negarse.

Las dos declinaron con tenacidad y energía la invitación.

—Pero lo cierto es que deben ir, y que van a ir. Seguro que les gustará a rabiar. Los Weston estarán con nosotros, y será todo una maravilla. No pueden imaginarse lo encantador que es un lugar como Cleveland; y ahora estamos la mar de divertidos, porque el señor Palmer está todo el día yendo y viniendo por la región haciendo campaña electoral; y tenemos a cenar a tanta gente desconocida que es una delicia. Pero ¡pobrecito! ¡Le resulta agotador! No le queda más remedio que hacerse agradable a todo el mundo.»

Sentido y sensibilidad (Jane Austen, 1811)

Jane Austen

Jane Austen (Steventon, Hampshire, Inglaterra, 1775 – 1817, Winchester, Inglaterra). Nacida en el seno de una familia anglicana de clase media, Jane Austen recibió una amplia formación. Su vida transcurrió en un ambiente sencillo, sin que haya que destacar grandes acontecimientos. Lo más importante de su producción literaria son sus novelas, en las que sobresalen los rasgos psicológicos y la ironía con que trata la novela romántica, así como la crítica que hace de la vanidad y el egoísmo. Destacan entre sus novelas: Sentido y sensibilidad (1811), caracterizada por su realismo, Orgullo y prejuicio (1813), a la que le debe su popularidad y considerada su obra maestra, El parque Mansfield (1814), Emma (1815), La abadía de Northanger, especie de parodia sobre la novela gótica, y Persuasión, publicadas póstumamente en 1818. En 1932 se publicó su correspondencia privada baja el título de Cartas.