17 de julio de 2024

Hoy nos visita en la Jungla el escritor Douglas Preston para hablar, entre otras cosas, sobre su último trabajo, Catorce días:

«Tras una semana confinados por el COVID-19, los inquilinos de un edificio de apartamentos del Lower East Side de Manhattan empiezan a reunirse en la azotea para contar historia. Cada noche que pasa, se reúnen más y más vecinos. Poco a poco, los inquilinos (algunos de los cuales apenas se han dirigido la palabra) se convierten en verdaderos vecinos.

Catorce días es una hermosa oda a las personas que no pudieron escapar cuando la pandemia golpeó. Una narración deslumbrante, conmovedora y, en última instancia, sorprendente de cómo, por debajo de la horrible pérdida y el sufrimiento, algunas comunidades consiguieron hacerse más fuertes.

Esta novela colaborativa ha sido escrita por Charlie Jane Anders, Margaret Atwood, Joseph Cassara, Jennine Capó Crucet, Angie Cruz, Pat Cummings, Sylvia Day, Emma Donoghue, Dave Eggers, Diana Gabaldon, Tess Gerritsen, John Grisham, Maria Hinojosa, Mira Jacob, Erica Jong, C. J. Lyons, Celeste Ng, Tommy Orange, Mary Pope Osborne, Douglas Preston, Alice Randall, Ishmael Reed, Roxana Robinson, Nelly Rosario, James Shapiro, Hampton Sides, R. L. Stine, Nafissa Thompson-Spires, Monique Truong, Scott Turow, Luis Alberto Urrea, Rachel Vail, Weike Wang, Caroline Randall Williams, De’Shawn Charles Winslow, y Meg Wolitzer».

Pregunta: «Catorce días» reúne a 36 autores para contar historias desde la perspectiva de los inquilinos de un edificio en Manhattan durante la pandemia. ¿Cómo surgió la idea de esta colaboración literaria tan especial, poco convencional y diversa?
Respuesta: Hace años, comencé y abandoné una novela inspirada en el Decamerón de Boccaccio. Cuando llegó el Covid, yo era presidente del Authors Guild, que es la asociación de autores y periodistas más grande y antigua de Estados Unidos. Los autores y el gremio se vieron gravemente afectados por la pandemia. Como forma de recaudar dinero para apoyar a los autores con dificultades, sugerí un tipo de novela similar, en la que solicitaríamos historias de una amplia gama de autores famosos. Margaret Atwood aceptó ser la editora y convocó a una amplia gama de autores de muchos géneros: literario, infantil, ciencia ficción, romance, suspenso y misterio, periodistas e incluso poetas. La idea era que estas historias fueran contadas por una reunión de inquilinos en la azotea de un edificio destartalado de la ciudad de Nueva York, quienes, durante la covid, pasarían el tiempo contando historias sobre sus vidas.

P.: ¿Qué características especiales posee «Catorce días» (además de ser la novela escrita a más manos de la historia que yo conozca), que en su opinión, tienen el poder de captar la atención y el interés de los lectores potenciales?
R.: Es una historia sobre humanos que luchan contra los horrores del covid participando en la práctica más antigua: contar historias. Porque las historias son una parte fundamental de quienes somos: contamos historias para darle sentido a lo que no tiene sentido, para transmitir nuestros valores e ideas de generación en generación, para construir una comunidad y afrontar la tragedia. En «Catorce días», vemos a este grupo bastante andrajoso de «abandonados» (personas que no pudieron salir de la ciudad de Nueva York durante el Covid) contarse historias de sus vidas, amor, desamores, violencia y asesinato, humor, horror, dioses, ángeles y demonios. A través de sus historias, eventualmente se unen y construyen una pequeña comunidad en la azotea, antes del impactante giro al final de la novela. (¡Lo siento, no hay spoilers!)

P.: Tanto usted como Margaret Atwood se encargaron de coordinar y editar este libro. ¿A qué desafíos se enfrentaron al coordinar a tantos autores, con sus diferentes estilos narrativos, para lograr crear una obra cohesiva y armoniosa?
R.: Básicamente dejamos que los autores escribieran lo que quisieran, sin reglas ni mucha dirección. Como resultado, recibimos la más asombrosa y maravillosa diversidad de historias, cada una de ellas única y apasionante a su manera. Escribí la narrativa marco (la historia dentro de la cual estaban incrustadas todas las demás historias) y Margaret jugó un papel decisivo en la búsqueda de autores para escribir las historias.

P.: ¿Cómo influyó la pandemia en su propia vida y en su trabajo, y cómo se refleja eso en el libro?
R.: Como trabajo solo, la pandemia no afectó mi trabajo. De hecho, benefició mi trabajo porque eliminó la mayoría de las otras diversiones y distracciones de mi vida, en términos de salir a cenar, viajar, socializar, etc. No había mucho más que hacer que retirarme a mi mundo interior y escribir libros. En el libro sucede todo lo contrario: estos neoyorquinos que antes ni siquiera se daban la hora del día, se abren y se comparten con los demás. Es su forma de luchar contra el aislamiento y la soledad de la pandemia.

P.: ¿Puede compartir alguna anécdota interesante o memorable sobre el proceso de colaboración con Margaret Atwood y los demás autores?
R.: Lo que más me sorprendió fue que muchos autores famosos y brillantes eligieron esta oportunidad para escribir fuera de su género habitual. Por ejemplo, Diana Gabaldon escribió dos historias de no ficción, incluida una historia de fantasmas que sucedió en la realidad. John Grisham también escribió una historia real sobre su vida. El gran escritor de no ficción Hampton Sides eligió escribir un cuento de ficción (¡y era aterrador!). Fue maravilloso ver a estos autores extender sus alas y probar algo nuevo.

P.: Intuyo cuál será la respuesta a esta pregunta, pero debo hacerla de todas maneras… Al leer las historias de otros autores en «Catorce días», ¿hubo alguna que le sorprendiera o impactara de manera especial?
R.: Sí, absolutamente. El poder de algunas de estas historias me dejó boquiabierto. Dave Eggers escribió una historia impactante que me persigue hasta el día de hoy, al igual que Tommy Orange. Celeste Ng escribió una historia indescriptiblemente inquietante y, sin embargo, bastante divertida sobre las maldiciones y su abuela. El autor infantil R.L. Stine creó un personaje aterrador que aparece en el tejado y luego, aparentemente, salta. Una de las piezas más memorables fue la historia de Margaret Atwood, que al final nos enteramos que la cuenta una araña bastante hambrienta y peligrosa.

P.: La novela es una oda a la resistencia comunitaria durante la pandemia. ¿Qué mensaje espera que los lectores se lleven de esta obra?
R.: El mensaje es que todos nosotros, cada ser humano de este planeta, tenemos una historia hermosa, única y valiosa que contar.

P.: ¿Podría describirnos cómo fue la rutina de escritura y el proceso de creación de este libro tan especial?
R.: Fue muy, muy difícil. Las historias tuvieron que ser reunidas en orden y luego tuve que escribir una narrativa marco. Esta narración la cuenta la encargada del edificio, una mujer tortuosa y cínica llamada Yessie, que registra en secreto las historias de todos y las transcribe en un gran libro manuscrito, añadiendo sus propios comentarios sarcásticos y mordaces. Crear una narrativa fluida era esencial, porque «Catorce días» es una novela, no una antología.

P.: El libro también busca apoyar la lucha contra la prohibición de libros y las prácticas de las grandes empresas de IA. ¿Podría explicarnos más sobre esta iniciativa y su importancia?
R.: Todas las ganancias del libro están financiando la lucha del Authors Guild por los derechos de los autores, la protección de nuestros derechos de autor, la lucha contra la prohibición de libros y el apoyo a la capacidad de los escritores para ganarse la vida dignamente. Una de las cosas que el Gremio está haciendo con las ganancias es demandar a OpenAI y Microsoft por copiar e ingerir cientos de miles de libros protegidos por derechos de autor sin pagar un centavo a los autores. El Gremio no se opone a la IA; quiere asegurarse de que los autores reciban una compensación justa por el uso de su trabajo protegido por derechos de autor en la capacitación y producción de sistemas de inteligencia artificial, como ChatGPT.

P.: Con tantos autores de renombre participando en «Catorce días», ¿cómo se aseguraron de que cada voz individual se escuchara sin perder la armonía del conjunto?
R.: Dejamos que cada autor escribiera libremente, sin intentar controlar o moldear su mensaje. La diversidad de voces se convirtió en una de las señas de identidad de la novela. En lugar de unir todo en una sola voz, celebramos la diversidad de voces y géneros.

P.: ¿Hay algún proyecto en el que esté trabajando ahora mismo y del que pueda hablarnos?
R.: Estoy escribiendo una novela con mi compañero de escritura, Lincoln Child, sobre nuestro agente del FBI, Pendergast.

P.: Para terminar, y como siempre nos gusta hacerlo aquí en la Jungla de las Letras, háblenos un poco de usted, ¿cómo se describe como escritor y como persona?
R.: Soy una persona que lucha, como tantas otras, por comprender la inmensidad del universo y mi pequeño lugar en él. Lo hago a través de la escritura, que es solo una de las miles de formas en que los seres humanos intentan traer orden, significado y belleza a sus vidas.

Deja un comentario