18 de junio de 2024

Hoy nos visita en la Jungla la escritora Paola Boutellier para hablar, entre otras cosas, sobre su última novela, El último giro:

«Un apasionante thriller sobre el mundo de la Fórmula 1.

Olivia, hija del difunto piloto Nigel Stewart y Silvia Díaz, ingeniera y jefa de la escudería Astorian, siempre ha querido formar parte del mundo de la Fórmula 1, pero sin estar debajo de los focos. Es por eso que se encuentra en el avión privado del equipo como miembro del cátering cuando Óscar Campbell, uno de los mejores ingenieros de la escudería, fallece por lo que parecen ser causas naturales.

Pero algo llama la atención de Olivia: la muerte de Óscar ha llegado en un momento demasiado conveniente para la competencia.

El primer thriller ambientado en Fórmula 1, donde nada es lo que parece, cada piloto tiene sus secretos y las escuderías sus propias motivaciones. Te sumergirás en un entramado por conseguir el poder en la categoría reina del motor.

La moral y la lealtad están en juego. Cada movimiento estratégico para controlar la carrera pone en peligro la vida de los que van a participar en ella. ¿Lograrán salvarse?¿Logrará Olivia encontrar al asesino de Óscar y salir indemne?»

Pregunta: ¿Qué tiene «El último giro» que la hace ser una novela única dentro del género del thriller?
Respuesta: Creo que la ambientación en un paddock de Fórmula 1 la hace diferente. Además, no en un Gran Premio cualquiera, es el Circuito de Cataluña, así que lo tenemos cerca.

P.: Y… ¿qué elementos específicos de «El último giro» considera usted que pueden atraer tanto a los aficionados de la Fórmula 1 como a aquellos otros lectores que no estén familiarizados con este deporte?
R.: Es una novela de misterio. Al final el elemento clave es la necesidad de desentrañarlo. Con la ambientación de la Fórmula 1 le añadimos más adrenalina a la lectura.

P.: La fusión entre el universo de la Fórmula 1 y el género negro es, sin duda, una combinación sorprendente y poco convencional. ¿Cuál fue la chispa inicial o la fuente de inspiración que dio origen a esta cautivadora trama?
R.: La realidad es que sigo este deporte desde que era una niña de ocho años. Me apasiona. Simplemente surgió la necesidad en mí después de una trilogía en el género negro embarcarme en algo nuevo. Algo que me apasionara tanto como estos primeros libros que publiqué. Mezclé dos de mis pasiones.

P.: En «El último giro» la habilidad para construir giros inesperados es una característica distintiva. ¿Cómo planeas y ejecutas esos momentos clave en la trama para mantener a los lectores desconcertados y cautivados hasta el final?
R.: Soy de hacer capítulos cortos que generen tensión. Estudié comunicación audiovisual y siempre me imagino los capítulos de los libros como escenas. Así que cuando escribo intento que el lector no solo termine el capítulo si no que se quede con ganas del siguiente. Como cuando terminas un capítulo de una serie y sientes la urgencia de ver el próximo.

P.: Su novela aborda temáticas de gran calado, tales como la lucha por el poder, el feminismo o el racismo. ¿Cómo percibe la interconexión de estos temas dentro de la trama que ha construido? Además, ¿cómo cree que estas cuestiones profundas moldean el viaje emocional de sus protagonistas?
R.: Olivia, la protagonista de esta historia, tiene justamente que luchar con esos tres temas que me pones de ejemplo. De hecho, en algunos momentos la protagonista puede parecer un poco hipócrita, porque en parte ella también es una chica con una posición privilegiada. Para mí la denuncia de estos aspectos en la sociedad es muy importante y la trama gira entorno a esto. Por eso los personajes, en particular Olivia, tiene que profundizar en sí misma para evolucionar y llevar consigo al lector de la mano.

P.: En la construcción de un thriller tan intrigante como «El último giro», ¿cuál sería el desafío más difícil al cual se enfrentó como escritora y cómo logró superarlo para mantener la tensión narrativa y sorprender al lector en cada “vuelta” de página?
R.: Una de las complicaciones vino dada por dar información sobre la Fórmula 1. Cuando te documentas sobre un tema para escribir y, en mi caso, un tema que manejo bien y del que ya sabía, a veces pecas de querer “vomitar” todos los conocimientos al lector. Esto, por supuesto, es un error garrafal. El lector pierde el interés y se hace una lectura pesada. Así que lo complejo venía en dar esta información sin asustar a nadie. Lo solucioné de dos formas fáciles: una a través de los personajes que te van dando información de manera natural y otra con un pequeño glosario de palabras al final del libro. Aunque la verdad es que si no eres fan de este deporte no vas a tener problemas en leerlo ya que no se entran en detalles muy específicos y se puede leer sin dificultad alguna.

P.: Dada la omnipresencia de las redes sociales en la actualidad, me intriga saber cómo percibe usted el impacto de esta interacción constante con su audiencia en el desarrollo de sus ideas y en la manera en que sus obras son recibidas por el público. ¿Considera que esta conexión virtual ha moldeado de alguna manera su proceso creativo, o más bien ha amplificado la diversidad de voces que influyen en su trabajo?
R.: Por supuesto. En mi caso particular, mi primer libro lo autopubliqué. Un par de meses más tarde me dieron la oportunidad de publicarlo con una editorial. La reedición que se hizo fue contando con muchas de las reseñas y mensajes que me dejaron en redes sociales los lectores. Es una suerte para una autora poder ponerse a reescribir una historia una vez publicada y tener la oportunidad de mejorarla gracias a los mensajes y comentarios constructivos. También sirve tener esta guía para los siguientes proyectos y apreciar qué es lo que quieren los lectores.

P.: ¿Cómo es su rutina a la hora de escribir? ¿Tiene algún ritual o hábito que le ayude a concentrarse durante el proceso creativo?
R.: La verdad es que no tengo ningún hábito en particular. Me concentro bastante bien desde siempre así que puedo permitirme irme a una cafetería a escribir, en casa o en la piscina. Voy cambiando. Eso sí, siempre me pongo música de bandas sonoras de fondo (y un café, que soy un poco adicta).

P.: ¿Hay algún libro en particular que le hubiera gustado escribir, y si es así, por qué ese libro y no otro?
R.: Mi autora favorita es Agatha Christie. Así que me hubiese encantado haber escrito: Asesinato en el Orient Express, El misterio de la guía de ferrocarriles o No quedó ninguno (Diez negritos).

P.: ¿Tiene autores de cabecera, autores que le hayan influido significativamente en su estilo de escritura o en su enfoque hacia la literatura?
R.: Como decía, para mí Agatha Christie es mi referente en todo. Me cautiva la facilidad para contar numerosas historias y todas tienen algo diferente que te dejan sin aliento hasta la última página revelándote hasta el más mínimo detalle que, aun concentrándote en intentar averiguar la trama, siempre hay algo que te sorprende. Por otro lado, M.C. Beaton es otra autora que me encanta con su estilo “cozy crime”. Pero también autoras actuales como Eva Gª Saenz de Urturi, Dolores Redondo. O autores como Joël Dicker o Stephen King.

P.: ¿Podría adelantarnos algo sobre algún otro proyecto en el que esté trabajando actualmente y del que pueda hablarnos?
R.: Pues ahora mismo estoy con dos proyectos. Uno en el mundo de El último giro y el otro una novela gótica con tintes a lo Edgar Allan Poe. Ahora mismo son solo eso, proyectos. Eso sí, dentro del género del misterio.

P.: Para finalizar, me encantaría brindarle la oportunidad de compartir una visión más personal con nuestros lectores. ¿Cómo se describiría usted tanto como escritora como persona?
R.: Creo que es la pregunta más complicada de todas. Me cuesta mucho definirme. Supongo que para el estereotipo de escritor soy una persona muy extrovertida. Tanto como escritora como persona creo que tengo algo en común y es que me gusta ponerme en los zapatos de todo el mundo. Me parece que es algo muy importante en la vida. Nunca podremos saber qué siente otra persona que no seamos nosotros mismos, pero podemos imaginarlo o hacernos una leve idea. Los libros te dan esa pequeña ventana donde mirar, reflexionar y poder empatizar con todo lo que es ajeno a nosotros. Es uno de los motivos por los que escribo, leo y es algo esencial en mi vida.

Deja un comentario