14 de junio de 2024

HIJO BLANCO DE LA NOCHE de Juan González Mesa / Editorial: Obscura Editorial / Género: Narrativa / 448 páginas / ISBN: 9788412553093 / 2023

Hijo blanco de la noche” nos sumerge en un relato que promete combinar elementos históricos, culturales y sobrenaturales. Sin embargo, a pesar de esta intrigante y sugestiva promesa, para mí el libro no logra cumplir con las expectativas que tenía al comenzar su lectura. He de decir, para no faltar a la verdad, que yo soy una lectora poco proclive a la literatura fantástica, aunque sí he leído algo de terror, fantasía, ucronías, libros de zombi, etc., me termina aburriendo este tipo de género y no me interesa nada si el título no va precedido de una calidad literaria abrumadora, o de una historia que sea de verdad original y diferente.
La trama en cuestión (y muy resumida) nos transporta a finales del siglo XVIII, en un Haití devastado por la conquista y dominado por el vudú. Los habitantes de la isla utilizan sus conocimientos de esta religión para dar vida a un ejército zombi, liderado por hechiceros poderosos. Siglos más tarde, el capitán Augusto Vidoq, al servicio del Vaticano, se embarca en una misión secreta hacia la isla de Manu, donde se desata una batalla entre las fuerzas del bien y del mal. Hasta ahí podemos contar. Una interesante premisa, sin duda, pero el desarrollo de la trama flaquea en el ritmo y en la forma. La narrativa, para mí, se torna confusa en varios momentos, dificultando la inmersión en la historia. Además, los personajes carecen de una profundidad realista y resultan un tanto unidimensionales. Sus motivaciones y acciones no siempre están bien establecidas, lo que dificulta la empatía con ellos, sean malos o buenos.
El estilo de escritura de Juan Gonzalez Mesa, si bien muestra destellos de creatividad propios de un oficio consolidado, me resulta demasiado formal, no logra embaucarme. Ya he adelantado antes que este tipo de novelas no son de mi consumo habitual, y que a no ser que esté respaldada la historia por una escritura potente, el libro me termina aburriendo. Lamentablemente este ha sido el caso.
A pesar de estos aspectos negativos, el libro presenta algunos puntos positivos. La ambientación en Haití y la exploración del vudú como elemento central de la trama son fascinantes y reflejan una cuidadosa investigación por parte del autor. Los momentos en los que se exploran las creencias y los rituales relacionados con esta religión también ofrecen una mirada interesante y enriquecedora.
En mi opinión personal, y con todo el respeto del mundo, “Hijo blanco de la noche”no logra alcanzar su máximo potencial como libro de entretenimiento. Aunque presenta elementos prometedores, su ejecución y desarrollo no están a la altura. No puedo recomendarlo como una lectura destacada, pero reconozco que mucha de la culpa de que eso sea así probablemente sea mía.

Deja un comentario