22 de mayo de 2024

LA DESAPARICIÓN DE JOSEF MENGELE de Matz y Jürg Mailliet / Color: Sandra Desmazières / Basado en la obra de: Olivier Guez / Traductor: Albert Agut Iglesias / Editorial: Planeta Cómic / Género: Novela gráfica / 194 páginas / ISBN: 9788411611152 / 2024

«La desaparición de Josef Mengele» es una novela gráfica a cargo del guionista Matz y el dibujante Jörg Mailliet, que adapta la obra del escritor alemán Olivier Guez. Esta obra es el vívido retrato de un monstruo, el de una ideología que casi destruye Europa, y el de una sociedad que protegió conscientemente a criminales de guerra sin ningún atisbo de remordimiento. El cómic nos narra los años de fuga de uno de los criminales nazis más perseguidos por los aliados e israelíes después de la Segunda Guerra Mundial: Josef Mengele. La historia comienza cuando llega a Argentina en junio de 1949. Formaba parte de los miles de nazis que lograron evadir la justicia aliada después del final de la guerra, gracias a una red clandestina que les facilitaba documentos falsos y refugio en Sudamérica. La primera parte del libro describe cómo el ex médico de campo de concentración se integra en la comunidad nazi del país sudamericano. Durante la era de Perón, Argentina acogió a un gran número de alemanes con la intención de utilizar sus habilidades para modernizar el país, pasando por alto sus crímenes durante la Segunda Guerra Mundial. A través de diálogos con otros nazis como Eichmann, Hans Rudel o Kopps, el autor pinta un sombrío retrato de la ideología nacional-socialista y cómo aún mantenían firmes sus creencias en la instauración de un IV Reich. En Alemania, oficialmente y de cara a la galería, se perseguían a los criminales de guerra, pero en la práctica eso no era del todo cierto. Por ejemplo, Mengele pudo regresar libremente a Alemania para divorciarse y volver a casarse con su cuñada, sin esconder su nombre ni apellido en ningún momento. Aunque esto le proporcionó una cierta y falsa tranquilidad, tuvo que regresar pronto a su exilio. Su familia le enviaba dinero a Argentina para que pudiera vivir cómodamente, y hacían todo lo posible por mantener su identidad oculta, esperando que pronto pudiera regresar a casa sin que su oscuro pasado fuera un lastre. Sin embargo, con la caída de Perón y la presión del Mossad, el refugio argentino de Mengele colapsó, obligándolo a huir a Paraguay y posteriormente a Brasil, donde viviría hasta su muerte en 1979.
Lo que más me ha impactado de toda la obra ha sido cómo el pulso narrativo nos sumerge en la mente de Mengele. Desde su punto de vista, experimentamos su fanatismo irracional, lo cual es muy impactante. A lo largo de la novela, seguimos al personaje en sus intentos de hacer contactos y evadir la justicia, mientras mantenemos acceso a sus pensamientos y convicciones. Esto nos permite presenciar, por ejemplo, escenas donde rechaza trabajos que considera indignos de su estatus, o escenas donde llega a criticar a gerifaltes nazis porque se ha sentido despreciado o ninguneado por ellos, como le ocurrió con Adolf Eichmann. Es una completa introspección a la psique de un ser despreciable que, en ciertos momentos, se muestra vulnerable y humano, pero que nunca pierde su naturaleza malévola y sombría.
En cuanto al dibujo y los colores de «La desaparición de Josef Mengele», el trazo de Jörg Mailliet se caracteriza por su discreción y simplicidad, lo cual se subordina hábilmente al guion repleto de eventos aunque escaso en acción. Se evidencia una cuidadosa restricción de excesos narrativos que pudieran distraer de la complejidad de los numerosos personajes que pueblan la trama. Sin embargo, es justo reconocer que en algunos momentos, Mailliet logra explorar los temores y la decadencia de Mengele, permitiéndose ciertas licencias gráficas que resultan impactantes. En estas instancias, el autor despliega su destreza, creando viñetas opresivas y angustiosas que transmiten de manera efectiva el sufrimiento del protagonista. Por otro lado, el trabajo cromático de Sandra Desmazières se adhiere a paletas ocres que evocan la nostalgia de las fotografías sepia, reservando la incorporación de otros tonos únicamente para los momentos en que la narrativa se traslada a la jungla brasileña. Esta elección contribuye a la atmósfera histórica y geográfica, complementando de manera coherente la narrativa visual de la obra.

Deja un comentario