17 de abril de 2024

Hoy nos visita en la Jungla el investigador, periodista y escritor Antonio Pérez para hablar, entre otras cosas, sobre su ópera prima, Pon atención, están ahí:

«No dudes que están ahí y buscan imperiosamente comunicarse contigo, solo tienes que estar atento.

Los fenómenos paranormales en general y la fantasmogénesis en particular, han acompañado al hombre desde el principio de los tiempos.

El mundo que habitamos está repleto de inquietantes e intangibles misterios difíciles de ver y sentir. Pero si te lo propones, si los persigues y sobre todo si te concentras y agudizas tus sentidos durante la búsqueda, verás que tu primitivo ser es capaz de conectarse con el todo.

Te sorprenderás de lo que es capaz tu instinto animal, pues intuitivamente descubrirás que a tu alrededor se abre un nuevo mundo en el que irán apareciendo de forma casi mágica pequeños detalles, pistas y mensajes que «ellos» te irán dejando, porque no dudes que están ahí y buscan imperiosamente comunicarse contigo, sólo tienes que estar atento.

Acompañado del autor y de su equipo vivirás diversas investigaciones de campo, verás los resultados allí obtenidos; Psicofonías, Psicoimágenes, Teleplástias, Videos, Fotos Paranormales, etc, que sin duda te pondrá el vello de punta.

Y algo muy difícil de conseguir, intentará explicarte qué se siente, cómo se viven esas situaciones en las que los investigadores se encuentran desarmados e indefensos ante unos fenómenos que, digamos lo que digamos, escapan a nuestro entendimiento y raciocinio».

Pregunta: ¿Cómo surgió su fascinación por lo paranormal y los misterios, y qué le motivó a convertirse en un investigador en este campo desde tan joven?
Respuesta: Por experiencias propias y de mi familia, desde muy pequeño descubrí que había “otro mundo” conocido por muchos como yo, pero desconocido para la gran mayoría de las personas. Por esa razón con apenas 14 años decidí que quería conocer, saber e investigar las anomalías paranormales que se pusieran a mi alcance. Empecé a moverme por grupos dedicados a investigar misterios y con apenas 15 años, me puse por primera vez ante un micrófono de radio para hablar de misterio.
P.: ¿Cómo convencería a aquellos que aún no le conocen, especialmente a los incrédulos o a aquellos con mentes menos abiertas, sobre la importancia de sumergirse en las páginas de “Pon atención, están ahí”?
R.: Les diría que se den una oportunidad, que lean algún capítulo del libro, que se permitan adentrarse conmigo en alguna de las investigaciones, que las vivan… Si lo hacen, estoy seguro que me lo agradecerán, porque les aseguro que no habrán tenido en su vida, una experiencia ni de lejos parecida.
P.: Explíquenos un poco sobre la experiencia de escribir este libro. ¿Cuáles fueron los momentos más desafiantes y emocionantes durante el proceso de investigación y después de redacción?
R.: El libro es solo una consecuencia del trabajo realizado durante 25 años. El desafío ha sido y es, comenzar, desarrollar y perpetrar las investigaciones que hemos realizado en esos 25 años que ocupa el libro. El escribirlo se convirtió en algo desafiante porque mi idea era hacer llegar al lector mis miedos, mis inquietudes y mis dudas. Ya que, en una investigación de meses o años, se pasa por muchos estados de incertidumbre, porque no olvidemos que nos enfrentamos a fenómenos que, digamos lo que digamos, escapan a nuestra comprensión y raciocinio.
P.: «Pon atención, están ahí» aborda fenómenos paranormales específicos en diferentes lugares. ¿Cómo seleccionó los casos que incluiría en el libro, y por qué decidió explorar estos en particular?
R.: El proceso de selección fue difícil, así que opte por poner los casos que más trascendencia mediática habían tendido cuando los hicimos públicos. Y por presentar al lector variedad de casos, unos investigados en palacios, otros en edificios oficiales y viviendas normales. También pensé que sería bueno que viera el lector otro tipo de investigación que también realizo, como es la de reportero, un blog de apuntes, un grabador de mano y zapatillas para patear pueblos en busca de sus misterios, leyendas, con la idea de averiguar si realmente son solo leyendas o hay un trasfondo sólido de verdad en ellas.
En la mayoría de ocasiones los casos nos escogen a nosotros. Verás, en ocasiones llegamos a las investigaciones porque hemos oído a alguien hablar de ese lugar y esa información nos ha puesto en la pista, desde la que arrancamos. En otras ocasiones, hemos ido a investigar un lugar y lo que allí sucede, nos ha rebotado en otra dirección, que finalmente resulta ser la verdadera investigación y hemos llegado a ella porque era lo que desde el principio querían esos fantasmas o energías, como a mí me gusta llamarlas.

P.: En su obra, menciona diversos tipos de fenómenos paranormales, como psicofonías, psicoimágenes, teleplástias, entre otros. ¿De todos estos fenómenos, cuál es el que a usted, aún hoy en día y con su experiencia, le resulta más intrigante o difícil de comprender? ¿Podría compartir alguna experiencia personal o caso en particular relacionado con ese fenómeno que le haya marcado profundamente?
R.: Sin dudar, las psicofonías. El hecho de que mi hipótesis de trabajo desde siempre es que nos enfrentamos a energías inteligentes, capaces de interactuar directamente con nosotros y nuestro entorno. Y que los registros psicofónicos que obtenemos contesten inteligentemente a nuestras preguntas, incluso dándonos datos fidedignos sobre el caso, que nos ayuda a avanzar en la investigación, nunca deja de sorprenderme.
Contestando a la segunda cuestión… Un claro ejemplo de que esas voces son inteligentes y que en sus mensajes nos ayudan en la investigación, sería en el Camping de Bolnuevo. Nosotros tras un par de experimentaciones en el lugar, somos invitados a un programa de televisión y al ser cuestionados por el número de fallecidos en esa tragedia, contestamos que oficialmente fueron dos las víctimas, pero que las voces nos decían que fueron diecisiete. Pues bien, en la siguiente experimentación que realizamos en el camping, la primera inclusión psicofónica nos dice que las víctimas no fueron esas, sino que fueron treinta y siete. Les pedimos que nos dieran nombres y esa noche nos dieron un total exacto de treinta y siete nombres, ¿Casualidad? Lo dudo.
P.: En su libro hay casos específicos, como el poltergeist en Zarandona o los secretos del Hogar del Valle, que parecen verdaderos guiones de películas de terror. ¿Cómo verifica la autenticidad de esos casos? ¿Utiliza la ciencia para respaldar sus investigaciones en el ámbito de lo paranormal? ¿Podría explicar cómo la ciencia o métodos científicos se integran en su enfoque para validar y comprender estos fenómenos aparentemente inexplicables?
R.: Siempre intento que la ciencia participe de las investigaciones. Gracias a los avances tecnológicos nosotros también vamos creciendo en la veracidad de nuestras investigaciones. Claros ejemplos los tenemos tanto en video como en fotografía, hoy día existen los mecanismos suficientes como para analizar imágenes y saber si las han manipulado o no. Porque no olvidemos que ante una imagen que presenta una anomalía, solo podemos (que no es poco) certificar que esa imagen no ha sido manipulada, aunque desconozcamos la naturaleza de lo que aparezca en ella sabemos que nadie la ha puesto allí para cometer un fraude.
En las psicofonías también existen ya programas que te pueden decir si estamos ante una voz humana o no. Incluso si la voz que estas escuchando es de un hombre, mujer o niño. La ciencia avanza y nosotros intentamos engancharnos a ella. Eso sí, dentro de nuestras posibilidades, pues no olvidemos que estamos ante fenómenos de naturaleza paranormal, con lo cual, es muy difícil construir aparatos para captar, medir, etc, algo que desconocemos su naturaleza.
P.: Menciona que los fenómenos paranormales han acompañado al hombre desde el principio de los tiempos. ¿Cómo cree que ha evolucionado la percepción y comprensión de estos fenómenos a lo largo de la historia?
R.: Creo que hubo una época a finales del siglo XVIII y siglo XIX, en las que se trabajó e intentó comprender todos estos fenómenos. Desde finales del XIX y durante casi todo el siglo XX, mi percepción es que en estos temas hemos ido involucionando sistemáticamente, llegando a ser casi un pecado el que te gustarán y te interesaras por esos temas. Solo hay que recordar que se crearon hasta programas para desprestigiar y mofarse de quien osara proclamarse amante y seguidor de lo misterioso y extraño, si además decías ser investigador de fenómenos anómalos era vilipendiados públicamente por presentadores, colaboradores y hasta gran parte del público. Afortunadamente en la actualidad no es tan radical y pese a tener detractores, también hay que decir que hay muchísimos seguidores, y eso permite que los programas tanto en radio como televisión vayan creciendo y esta temática tenga su propio hueco en la sociedad actual.
P.: Los seres humanos somos energía pura, eso es lo que se sugiere en el prólogo de su libro. ¿Cómo cree que esta perspectiva influye en la comprensión de los fenómenos paranormales y la conexión con lo desconocido?
R. La ciencia dice que la energía ni se crea ni se destruye, solo se transforma. Con esa regla científica, “empuja” al ser humano a tomarse muy enserio esa trascendencia que hay tras la muerte física, y lógicamente te da una base sólida para buscar e intentar entender esos fenómenos anómalos que nos rodean y porque no, buscar esa conexión tan anhelada con ese más allá.
P.: ¿Cómo es su rutina a la hora de escribir? ¿Tiene algún ritual o enfoque específico que le ayude a sumergirse en el mundo de lo paranormal al escribir?
R. Este es mi primer hijo literario, mi experiencia como escritor es mínima, no tengo esos rituales, ni esa rutina que tienen los que ya cuentan con una vasta experiencia tras un buen número de obras a sus espaldas. Pero entiendo que en mi caso tengo la ventaja de que no hablo de oídas, sino de mis experiencias con el misterio cara a cara, yo sé en primera persona que se siente y como se vive una investigación con “encuentros” directos con esas energías que buscan comunicarse con nosotros. Por eso decidí aceptar mi propio reto de hacer públicas algunas de las experiencias que engloban un cuarto de siglo de mi vida. Y tenía muy claro que quería hacer el libro de investigación paranormal que me hubiera gustado leer y que, a día de hoy, no había leído. Ese fue mi reto, para el cual, he intentado que el lector se una como un miembro más a la investigación, que perciba, viva y sienta lo que nosotros hemos experimentado, tanto física como emocionalmente en cada envite que la investigación nos ha proporcionado.

P.: Dada su vasta experiencia en el campo de lo paranormal, ¿hay algún autor o libro que haya sido especialmente influyente en su trayectoria como investigador y escritor?
R. Por las razones que antes expuse: todos y ninguno. He crecido leyendo muchísimos libros de esta temática que, verdaderamente me han ayudado a formarme y naturalizarme con la jerga que utilizan los que escriben sobre fenómenos paranormales en su vasta extensión. Gracias a ellos cimenté mis conocimientos y pasión por todo lo que oliera a misterioso. Pero apenas nada me aportaron en mi faceta de investigador, pues reitero, mi libro “Pon atención, están ahí”, es el libro paranormal que me hubiera gustado leer y que, a día de hoy, no había leído.
P.: ¿Tiene algún proyecto en el que esté trabajando actualmente y del que pueda adelantarnos algo?
R. Mi vida es siempre el siguiente proyecto… Sigo al frente de G.O.I.S, realizando investigaciones de campo junto a mis compañeros dentro y fuera de España. Estoy inmerso como guionista, director y presentador (junto a mi compañero José Antonio Martínez) en la décima temporada de mi programa Némesis Radio, en Frecuencia Murcia Intereconomía. Actualmente también estoy con mi equipo de colaboradores trabajando a toda máquina en todo lo que conlleva la organización del IX Congreso Más Allá, que se celebrará el sábado 8 y domingo 9 de junio de este 2024.
P.: Para finalizar, nos gustaría conocerle un poco más. ¿Cómo se describiría como escritor y como persona? ¿Hay algún aspecto de su personalidad que crea que se refleje especialmente en su obra?
R. Como escritor, al ser novel, dejaré que sea el lector el que con su opinión me describa. Me considero una persona amiga de sus amigos, tozudo y perseverante en lo que creo, y siempre soy el primero en no escatimar esfuerzos en nada de lo que emprenda y creo sinceramente que todo lo anterior queda reflejado en esta obra.

Deja un comentario