Me llamo Gennet

Si fuésemos capaces de sumar las emociones individuales positivas, las buenas, y transformarlas en torrentes de solidaridad colectiva, a buen seguro este mundo sería otro muy distinto. Nos pasamos la vida mirándonos el ombligo, sin darnos cuenta de que la vida pasa de manera inconmensurable por delante de nuestras narices. No somos nada conscientes delSigue leyendo «Me llamo Gennet»

Una de cal y otra de arena

Hoy me he topado con una de cal y otra de arena. La de cal: Un canal de Youtube sobre tecnología, explicado todo de una manera muy amena y sencilla, hoy tocaba unas aplicaciones para el móvil creadas para ampliar nuestro vocabulario. La de arena: Un energúmeno en el bar burlándose a grito pelado deSigue leyendo «Una de cal y otra de arena»

¡Parca miseria!

Tengo en la mesilla de noche una tableta de siete pulgadas que utilizo para velar las noches que no puedo trabajar ni dormir. Cuando no tengo ganas de darle a las teclas, ni fuerzas para contar ovejas, enciendo el aparato, me conecto al HBO y me pongo Los Soprano, la mítica serie protagonizada por el malogradoSigue leyendo «¡Parca miseria!»

Si la envidia fuera tiña

Hubo un tiempo en el que ciertas tontunas que leía en prensa, foros o plataformas de discusión, redes sociales, etc., me provocaba una irrisoria “gracitis” efímera, la suficiente como para no darle ninguna importancia a la tontuna. Hoy, seguro que es por la edad, hay tontunas que no puedo digerir ni con una generosa dosisSigue leyendo «Si la envidia fuera tiña»