La eterna sonrisa

Ayer, cosas de la literatura, me encontré sin pretenderlo con una parábola estupenda. Andaba yo ordenando un poco mi despacho por la mañana, cuando vi en una de las estanterías el lomo ajado y viejo de un librito que ya casi tenía olvidado: La Eterna sonrisa, el cuento del escritor sueco Pär Fabien Lagerkvist (premioSigue leyendo «La eterna sonrisa»

Patas mojás

Ayer, mientras soplaba la humeante taza de café, en mi primer descanso matutino, dos señores con pinta de saber lo que decían, regaban mi miente inocente de un ¿despechado? discurso sobre la muerte del capitalismo: —Los economistas plantean la inmensa posibilidad de la economía financiera mundial… —Que no es otra que la especulativa producción deSigue leyendo «Patas mojás»

Sordo y mudo a voluntad

Decía un gran estudioso de la estupidez humana que el hombre es el animal más peligroso del mundo conocido, capaz de volverse ciego, sordo y mudo a voluntad, capaz de justificar su felicidad con la ignorancia. Llevo varios días dándole vueltas a una cosa. Creo, y lo creo de una manera obstinada, que la felicidadSigue leyendo «Sordo y mudo a voluntad»

Inocencia

En El gran cuaderno, la película del cineasta húngaro János Szász, hay una escena muy sombría, terriblemente triste. Cuando ambos hermanos intentan escapar de un páramo de muerte y salvar un campo de minas, uno de los gemelos dice: «Si se da grandes zancadas se puede cruzar la frontera», a lo que el otro leSigue leyendo «Inocencia»