14 de julio de 2024

Hoy nos visita en la Jungla el ilustrador y autor de cómics Mario Rivière para hablar, entre otras cosas, sobre su cómic, Amanece en Ciudad Despojo:

«El tremendo primer libro de cómics de Mario Rivière, uno de los grandes ilustradores de este país, es una malsana, brillantísima y deliciosa brutalidad. ¡Bienvenidos a Ciudad Despojo! Un agujero dantesco y peligroso en el que la normalidad no existe. Por sus calles transitan extraños cultos religiosos, psicópatas carismáticos, dioses antropófagos, héroes al borde del colapso mental, asombrosas mutaciones o valerosas detectives lisérgicas en una sucesión de situaciones en las que la realidad se retuerce de forma venenosa y absurda. Prepárense para un frenético viaje a un mundo distópico, disparatado y aterrador que bien podría ser el nuestro en unos años.

Amanece en Ciudad Despojo, el tremendo primer libro de cómics de Mario Rivière, uno de los grandes ilustradores de este país, es una febril, dislocada y apabullante colección de historias cortas, fragmentos de irrealidad, esbozos de pesadilla, enervantes instantes publicitarios y extrañas tiras «cómicas», un estreno llamado a convertirse en un clásico de culto y una impresionante muestra de la brillantez y bendito salvajismo de un artista estratosférico».

Pregunta: Mario, su libro «Amanece en Ciudad Despojo» muchos lo describen como una colección de cómics dementes que exploran algo así como la distopía de lo absurdo. ¿Qué inspiró esta obra tan peculiar?
Respuesta: Vivimos en un mundo absurdo, no hay más que mirar alrededor para empaparse profundamente de extrañeza. Al encarar estos comics no tenía ningún plan preestablecido, ni una inspiración clara: se trataba de vomitar sin filtro sobre el papel y ver que salía, así que supongo que es una muestra muy visceral de las cosas que me gustan y de las que me sacan de quicio, de mi pasión por lo extraño, de muchos años de devorar libros, comics, películas y discos de dudosa reputación, de mi simpatía por gente en condiciones jodidas…
P.: ¿Cuál considera que es el aspecto más destacado o singular de «Amanece en Ciudad Despojo» que podría atraer y cautivar a lectores nuevos que aún no estén familiarizados con su trabajo?
R.: Por desgracia venderme no es mi fuerte, pero les diría que me he dejado la piel y he plasmado un montón de obsesiones muy mías y que estoy muy satisfecho con el resultado, creo que es diferente, y personal, disparatado y crudo. No es para todo el mundo, pero, si lo que he mencionado suena interesante, creo que pueden disfrutarlo mucho.
P.: En su obra, fusiona una amplia gama de influencias, desde el cómic underground hasta el cine de terror. ¿Cómo logra mantener la coherencia temática mientras explora tantos géneros diferentes?
R.: Imagino que la coherencia que mencionas viene de que la mano es la misma, no es que esté intentando adaptarme a esos estilos o a esos géneros sino que mi estilo proviene de haberme empapado toda la vida de esas influencia, de las historias que más me interesan y el tipo de imágenes que me agarran el estómago con más fuerza. También ocurre que, pese a que cuando estaba inmerso en hacer estas historias no era consciente, una vez publicado me doy cuenta de que hay un hilo aún más personal que parece unir todo el batiburrillo.
P.: La crítica ha elogiado su capacidad para crear historias cortas con una identidad propia y con un estilo tan rompedor como único. ¿Cuál es su enfoque al desarrollar estas historias breves?
R.: Cada historia surge de una manera diferente, no tengo un método concreto para enfocar esa parte del proceso. Sí que siempre busco sorprenderme a mí mismo, la mayoría de las veces no tengo muy claro como terminarán esas historias hasta que llego al final, imagino que eso ayuda a mantener una cierta tensión. También busco incorporar imágenes que me apetezca plasmar, cosas que no haya visto antes y quiera ver sobre el papel, que las cosas fluyan y no se estanquen y que haya la máxima claridad posible respecto a lo que está pasando, por muy enloquecido que sea…
P.: ¿Cómo describiría el proceso de colaboración con La Felguera para la publicación de su libro? ¿Qué aspectos destacaría de esta experiencia editorial?
R.: Con La Felguera me unen muchos años de amistad y trabajo conjunto, con lo que partimos de una relación personal de mucho respeto mutuo, es un punto de partida inmejorable, si a esto le añadimos una libertad creativa absoluta y un apoyo ciego creo que estamos ante el caldo de cultivo ideal para lo que ha surgido.
P.: En «Amanece en Ciudad Despojo», como hemos sugerido anteriormente, explora una realidad distópica y llena de absurdos. ¿Considera que la ficción especulativa tiene el poder de revelar verdades más profundas sobre nuestra sociedad actual? Si es así, ¿qué aspectos de la realidad contemporánea cree que su obra refleja de manera más impactante?
R.: Por supuesto, y hay una larga lista de obras para corroborarlo. No soy un experto en el tema ni mucho menos, pero creo que ese sería el objetivo más profundo de ese tipo de creaciones. En Amanece en Ciudad Despojo estoy hablando de muchas de las cosas que me preocupan del mundo en que habitamos bajo una catarata de situaciones e imágenes extrañas o epatantes, creo que es una reacción muy visceral hacia la sociedad en que vivimos.
P.: ¿Qué sensaciones o reacciones espera recibir de los lectores tras sumergirse en «Amanece en Ciudad Despojo»? ¿Considera que el feedback de los lectores refleja fielmente la experiencia que esperaba transmitir con su obra, o ha habido sorpresas en la recepción de la misma?
R.: Me he llevado muchas sorpresas, la gran mayoría muy agradables, no parece haber un consenso respecto a lo que refleja el libro y eso me gusta mucho, he leído muchas interpretaciones diferentes y es muy interesante ver lecturas casi opuestas. Mi primer objetivo con este (y casi el único) era satisfacerme a mí mismo, tener en mente a un hipotético lector no habría hecho más que paralizarme, así que cada reacción, positiva o negativa, es una sorpresa.
P.: ¿Cómo es su rutina a la hora de crear? ¿Tienes algún ritual o hábito particular que le ayude a encontrar inspiración?
R.: Intento ser bastante rutinario con mi día a día, tener claro qué quiero conseguir ese día y respetar una serie de cosas que me ayudan a lograrlo, porque si no… mi tendencia al caos me devora. Creo a ciegas que la inspiración te pilla trabajando, hay que meter horas y aparecer para que las cosas funcionen, aunque es muy cierto que muchas veces las mejores ideas vienen cuando estás fuera de ese espacio mental. Y no puedo negar que mi tendencia obsesiva ayuda a enfrentarme a este tipo de proyectos, el año invertido en este libro ha sido una muestra bastante bestia de esa tendencia no muy sana.
P.: Ha mencionado la influencia de diversos autores en su trabajo. ¿Hay algún libro en particular que le hubiera gustado escribir?
R.: Realmente no, si fuera mío le vería todas las costuras, todos los posibles fallos y me dolería en el alma leerlo. Me quedo con el que he hecho yo, al que quiero con locura pese a sus posibles defectos
P.: ¿Tiene autores de cabecera que hayan influido de manera significativa en su estilo o en su visión artística?
R.: Muchísimos, la lista es infinita, suelto algunos nombres (exclusivamente relacionados con el comic, si no la cosa se nos va de las manos) que me vienen a la cabeza de primeras, en unos minutos me estaré lamentando de no haber mencionado a tantos otros, pero la vida es así: Basil Wolverton, Robert Crumb, Corben, Rory Hayes y los autores underground en general, todos y cada uno de los autores de EC Comics, Ibáñez, Martí, Fletcher Hanks, Clowes, Burns, Peter Bagge, Paul Gulacy, Jay Disbrow, los hermanos Tsuge…A esto habría que añadir cientos de creadores de cómics más, toneladas de escritores, artistas plásticos, músicos, directores de cine y todo tipo de personajes extravagantes. En fin, la lista es interminable!
P.: ¿Nos podría adelantar algo sobre algún proyecto en el que esté trabajando actualmente? ¿Qué podemos esperar de sus futuras obras?
R.: Por temas laborales (soy ilustrador y diseñador, los comics son mi pasión, pero no lo que me da de comer) y personales me está costando coger ritmo y crear espacio mental y temporal para hacer más comics ahora mismo. Por ahora estoy en una fase de buscar ideas e ir viendo por donde puedo tirar, pero mi intención es trabajar con más intensidad, y tan pronto la vida lo permita, en una nueva obra que espero que sobrepase con creces el nivel de demencia de mi primer vástago.
P.: Para terminar, y como siempre nos gusta hacerlo aquí en la Jungla de las Letras, háblenos un poco de usted. ¿Cómo se describiría como artista y como persona? ¿Qué valores o principios guían su trabajo creativo?
R.: Lo que más guía mi trabajo es la certeza de ser siempre un estudiante -de que es insondable lo que queda por aprender- y la intención férrea de seguir mejorando en lo mío, buceando en mis obsesiones y tratando de entender el mundo que me rodea sin perder una mirada crítica. Por lo demás soy buena persona, de verdad, no me tengan en cuenta mis exabruptos.

Deja un comentario