21 de mayo de 2024

Museo de Barbara Hepworth y Jardín de Esculturas . Foto: Ian Kingsnorth

El encanto del Museo Barbara Hepworth en la pequeña localidad costera de St Ives, en el condado de Cornualles, Inglaterra, radica en su fusión entre arte y entorno natural. Situado en un jardín EXQUISITO, las esculturas de Hepworth emergen como joyas entre arbustos, árboles, cactus y helechos. Este jardín es mucho más que un mero escenario; es un testamento vivo al profundo vínculo entre la artista y su entorno. Cada obra de arte parece arraigarse orgánicamente en su ubicación, como si las propias plantas hubieran crecido alrededor de ellas en perfecta armonía. La casa que alberga este tesoro artístico no es solo una estructura, sino un santuario que respira la esencia de Hepworth. Cada rincón de este espacio es un recordatorio tangible de la presencia creativa que una vez lo habitó. En cada escultura, se puede sentir el eco de su dedicación a la forma y la materia. En este entorno único, la narrativa de Hepworth cobra vida, invitando a los visitantes a sumergirse en su mundo de líneas fluidas y geometría orgánica.
Aunque su estilo es abstracto, las esculturas transmiten serenidad y armonía con el mundo moderno y también con el mundo natural, las circunferencias, curvas y elipses pueden ser el reflejo de los recuerdos infantiles que poseía la artista de los paisajes del Yorkshire de su niñez. Los orificios practicados en las esculturas invitan al espectador a mirar a través/por ellos. Al igual que el singular Henry Moore, Hepworth comenzó creando orificios en todas sus obras, y siguió tallando los interiores de los mismos y usando en muchos casos cuerdas o alambres para crear la sensación de que estamos ante un instrumento musical. Es muy posible que el artista que más influyó en la obra de Hepworth fue Henry Moore, pero ella desarrolló un estilo propio escultórico, sobrio, parco y en gran medida abstracto, sin unirse a ningún movimiento artístico concreto.


Barbara Hepworth (Wakefield, Inglaterra, 1903-1975, St Ives, Inglaterra) se erige como una luminaria del Modernismo, una de esas artistas cuya influencia trasciende el tiempo. Considerada por muchos como una de las pioneras del Arte Abstracto en Inglaterra, su legado perdura junto a nombres icónicos como Henry Moore, Ivon Hitchens, Ben Nicholson o Naum Gabo. Hepworth, a lo largo de su carrera, esculpió más de seiscientas obras, cada una resonando con la inconfundible impronta de su personalidad, un sello de serenidad y simetría.
El matrimonio con el pintor Ben Nicholson no solo marcó su vida personal, sino que también tuvo un profundo impacto en su obra. Juntos se establecieron en St Ives, un rincón bendecido por paisajes espectaculares y costas que cautivaron su imaginación. En estas tierras, Hepworth encontró la musa que la impulsaría a crear algunas de sus obras más emblemáticas, fusionando la simplicidad de las formas naturales con una audacia creativa que desafiaba las convenciones de su tiempo.

Deja un comentario