Líbido avivada, brío palpitante

Entre todos los animales que Dios creó hay uno que despierta en mí una especial admiración: el caballo. Este bello animal es fruto de una larga evolución que se remonta a más de cuarenta y nueve millones de años, una evolución sublime que culminó en uno de los seres más imponentes y con la bellezaSigue leyendo “Líbido avivada, brío palpitante”