El libro de las cosas perdidas

«El célebre libro de John Connolly sobre la infancia y el poder de la literatura, en edición especial ilustrada. Mientras la Segunda Guerra Mundial arrasa Europa, David, a sus doce años, llora la pérdida de su madre. Su padre ha vuelto a casarse, y la nueva familia se ha mudado a una casa en las afueras de Londres, para evitar los bombardeos alemanes. David, en su desván, no tiene más compañía que los libros. Unos libros que le susurran y le atraen. La realidad y la ficción empiezan a fundirse hasta tal punto que, por una grieta en una antigua construcción del jardín, David entra de pronto en un mundo desconocido: el de sus sueños y su portentosa fantasía. En sus trepidantes y a veces terribles aventuras, David se topa con personajes como el Hombre Torcido o el Leñador, con lobos semihumanos o con un rey cuyos dominios están en decadencia. A lo largo de la novela, que trata sobre todo del poder de las historias y de la literatura, David aprenderá poco a poco a superar sus miedos y a tomar decisiones».

Este es un libro de esos que funcionan muy bien durante la mayor parte del tiempo de lectura pero que, en algunos precisos momentos, parece derrumbarse la trama o se vuelve predecible o qué se yo. No hay que olvidar que se trata de un libro dedicado a un sector de la población lectora más bien juvenil, aunque muchos lo etiquetan como «Young Adult», hay una barrera delicada que a veces se cruza indiscriminadamente y hace que algunos pasajes parezcan demasiado infantiles. Con todo y con eso, me ha gustado. No como para tirar cohetes, pero si lo suficiente como para querer terminar de leerla y disfrutarla. No en vano, John Connolly es un autor que me gusta mucho, sobre todo su saga de Charlie Parker.

Al parecer, se ha vuelto una dinámica bastante socorrida esta de usar a un niño con problemas enquistados en un trauma por la muerte o la enfermedad de una persona a quien se encuentra muy unido. Quizá ahora es un recurso del que se ha abusado en literatura y cine hasta el hartazgo, pero no hay que olvidar que esta novela lleva escrita más de una década. No digo que entonces no se usara la sensiblería y se abusara de las emociones efervescentes del público más joven para explotar el mercado literario infantil y juvenil, sino que puede que entonces no fuera un recurso tan manido como hoy en día y eso hay que hacerlo notar aunque ahora la historia nos llegue con un poco de hastío.

Al margen de lo novedoso que pueda ser jugar con los sentimientos del joven lector y apelar a su corazoncito, John Connolly sabe construir una buena historia y esta está cargada de muy buenas dosis de creatividad e imaginación. No podía ser de otro modo teniendo a los libros como protagonistas. Es ahí, cuando la realidad pierde pie y da paso a los sueños y las irrealidades del joven David que la historia cobra fuerza y se asienta y ya los tópicos no importan tanto. La novela es entretenida, es divertida, es refrescante y estimulante, es imaginativa. Al margen de los momentos más tediosos, en general no está nada mal y no me arrepiento para nada de haber leído a John Connolly en esta otra faceta suya más edulcorada y liviana.

Lolino Jover

EL LIBRO DE LAS COSAS PERDIDAS de John Connolly / Título original: THE BOOK OF LOST THINGS / Traducción: Pilar Ramírez Tello / Ilustraciones: Riki Blanco / Editorial: Tusquets / Colección: Andanzas / Género: Anomias / 464 páginas / ISBN: 9788490666159 / 2018

Tres enanos y pico

Alejandro Montoya Molina nos recomienda para el verano…

Tres enanos y pico de Ángel Sachandrian

«Wifo Medroso es un joven estudiante, cobarde y enclenque, que realizará sus prácticas de Enanología en la ciudad de Villa Trifulcas. Hasta aquí podría parecer una historia anodina y sin ningún interés. ¿Pero habría sido escrita si lo fuera?

Mientras el becario estudia las costumbres de los enanos, el mundo se encamina hacia el desastre.

Elfos racistas y xenófobos, una banda criminal dirigida por un niño de ocho años, enanas homicidas, políticos corruptos, trolls, orcos, guerreros errantes, ogros y magos, bosques encantados, reinas, asesinos, peleas, palizas, asedios y batallas, mentiras, secuestros, amenazas, un burro guardaespaldas y, aunque parezca increíble, mucho mucho más.

¿Qué podrá hacer Wifo, en medio de este follón, para salvar su propia vida y la de los enanos?»

Arena negra

Alejandro Montoya Molina nos recomienda para el verano…

Arena negra de Gema Bonnín

«En una Europa sumida en la miseria que ha recobrado tradiciones clásicas como las luchas de gladiadores, Faith ha superado su entrenamiento en la escuela lanista y está empezando a despuntar por ser una de las pocas mujeres que sobreviven en un deporte dominado por hombres.

Cuando la Federación la invita a participar en el famoso Torneo Crush, donde todos los combates se celebran a muerte, ella acepta con un único objetivo: sumar victorias para retornar a Asia y, así, vengarse del hombre que destruyó su vida.»

El abismo

«Caden Bosch viaja en un barco que lo lleva al punto más profundo de la Tierra: el abismo Challenger, en la fosa de las Marianas. Pero al mismo tiempo, Caden Bosch es un alumno brillante de secundaria que ya no se comporta como los demás. Algo está cambiando en su cabeza. Caden es dos personas a la vez. Sus antiguos amigos creen que se ha vuelto loco. Y debe viajar al rincón más hondo de su mente, cueste lo que cueste… para salir a flote».

Antes de empezar he de decir que la novela juvenil no es mi fuerte, pero había oído tan buenas críticas acerca de este libro de Neal Shusterman que no he podido sino dejarme llevar por la masa y adentrarme en el mundo de Caden Bosch para descubrir que ante todo me he encontrado con un libro raro narrado a caballo en algunas partes entre la segunda y la tercera persona y que, básicamente, me ha liado un poco y ha hecho que me cueste bastante adaptarme a la dinámica de la narrativa del autor y su historia. Dicho esto, que no es poco, cabe destacar que no se trata de un mal libro ni mucho menos, sino que no está hecho para mí o no me ha pillado en mi mejor época lectora. Ha sido uno de esos libros que me tenía que «esforzar» en leer por si acaso me estaba perdiendo algo que todo el mundo veía excepto yo. Eso quizá ha hecho que mis ganas de sentarme a leerlo haya sido una penitencia más que un placer y haya mermado el gozo de la lectura. El abismo es un libro premiado con el Premio Nacional de Literatura Juvenil en EE.UU. y estoy seguro de que quienes lo han escogido ganador tienen argumentos más que válidos y de sobra para haberlo hecho. Imagino que mucho han tenido que ver los valores que representa esta historia así como la muestra que ofrece sobre el mundo del autismo y la imaginación oculta que «nos sumerge en el oscuro océano de la mente». Tiene elementos acertados al margen de la historia y es que Neal Shusterman organiza la novela en capítulos muy cortos que le dan agilidad, a pesar de el intercalado de esas dos vertientes que explota, y también que está bien escrita, de un modo comprensible, correcto y adecuado a la edad a la que va orientada. Puede que para alguien en ese rango de edad o con una mente más preparada alcanzara una puntuación sobresaliente, pero yo no puedo más que darle un aprobado alto por el mero hecho de que no me ha llegado del todo y consiguió incluso aburrirme en algunas partes. Así y todo, me reservo una nueva lectura para otro momento y puede que quizá cambie de opinión al respecto.

Lolino Jover

EL ABISMO de Neal Shusterman / Título original: CHALLENGER DEEP / Traducción: Adolfo Muñoz / Editorial: Anaya / Colección: Anaya infantil y juvenil / Género: Novela / 408 páginas / ISBN: 9788469833735 / 2017