Tambores de guerra

Han pasado dos días y aún resuenan en Europa los tambores de guerra. Esos desalmados que han teñido de sangre las calles de París, ¿de qué color veían el cielo? ¿Acaso no lo sentían tan azul como el mío? No logro entender esta guerra. Esta guerra de entendimientos, de convencimientos, esta guerra de fundamentalismos. TambiénSigue leyendo «Tambores de guerra»