Bestiario

La debilidad que tengo por Lovecraft viene de lejos, de cuando aún no había alcanzado la adolescencia y me debatía en un eterno conflicto interior en torno a los aspectos propios de la pubertad, aquellos que con el tiempo van quedando casi como absurdos en la memoria, pero que entonces eran grandes problemas sin solución.Sigue leyendo “Bestiario”