Educar es emocionar

«Imagina que tu hijo es una semilla. Una semilla que contiene un potencial enorme y quiere mostrar al mundo todo su esplendor. ¿Qué pensarías si este libro fuera una fuente de inspiración para ser el mejor jardinero para tu hijo? La clave está en cuidar la relación. Todo aquello que alimenta la conexión, el vínculo…