El anciano y el bovino

Era algo extraño: un hombre sentado a los pies de un enorme nogal dando repaso de su vida a un bovino que, obediente, meneaba su cola al compás de los tábanos que machacaba. La vaca bien le daba la razón al anciano con leves mugidos. Había sido un mal hombre, decía, un infeliz al que laSigue leyendo “El anciano y el bovino”