El enigma de la Sábana Santa

Recuerdo una noche, cuando yo era un mocoso que no entendía de nada, encontrarme frente al televisor viendo un documental con mi madre, y observar con mucha curiosidad como el rostro de mi madre desencajaba los ojos y sonreía de forma boba, como sólo pueden hacerlo aquellos que están inmersos en algo que les apasiona.Sigue leyendo «El enigma de la Sábana Santa»