Me llamo Gennet

Si fuésemos capaces de sumar las emociones individuales positivas, las buenas, y transformarlas en torrentes de solidaridad colectiva, a buen seguro este mundo sería otro muy distinto. Nos pasamos la vida mirándonos el ombligo, sin darnos cuenta de que la vida pasa de manera inconmensurable por delante de nuestras narices. No somos nada conscientes delSigue leyendo “Me llamo Gennet”