Los diarios de Adán y Eva

Mark Twain fulminó toda su fortuna –la que le proporcionó su fama literaria– durante sus últimos años, hasta quedar en bancarrota. Esa infortunada situación le llevó a descuidar su buen humor y caer en un pesimismo que sus posteriores obras reflejaron con claridad. Sin embargo, antes de sumirse en ese pozo de amargura, aún destilabaSigue leyendo “Los diarios de Adán y Eva”