DobLecturas: Siempre la misma nieve y siempre el mismo tío

«El discurso de agradecimiento que dio Herta Müller al recibir el Premio Nobel de 2009 comienza así: «La peripecia de una niña que cuida vacas en un valle hasta llegar aquí, hasta el Ayuntamiento de Estocolmo, es muy extraña». No hay textos que expliquen mejor que sus ensayos ese camino desde la aldea rumana hastaSigue leyendo “DobLecturas: Siempre la misma nieve y siempre el mismo tío”