Entremés de «El tambor de hojalata» de Günter Grass

«Lo reconozco: estoy internado en un establecimiento psiquiátrico y mi enfermero me observa, casi no me quita el ojo de encima; porque en la puerta hay una mirilla, y el ojo de mi enfermero es de ese color castaño que a mí, que soy de ojos azules, no es capaz de calarme. De modo queSigue leyendo “Entremés de «El tambor de hojalata» de Günter Grass”