Kokoro

Kokoro - Natsume SōsekiSeguirle el rastro al alma de un personaje, a través de sus vivencias, es lo que consiguió hacer Natsume Sōseki, seudónimo literario de Natsume Kinnosuke (Tokio, 1867 – 1906), en su novela Kokoro. Un joven, del que nunca conoceremos su nombre, narra como el encuentro fortuito con un anciano, y su posterior amistad, influenció enigmática y absolutamente en el devenir de su existencia. Al anciano, a quien el joven llama Sensei, un oscuro pesar le atormenta desde su juventud, una sombra que le ha impedido disfrutar con plenitud de su cotidianidad, durante gran parte de su vida. Poco a poco el Sensei le abrirá su corazón al joven, hasta desvelarle la raíz de su angustia moral, algo que le ocurrió en sus días de estudiante y que tiene que ver con una amistad de entonces. Si bien Sōseki relata una peculiar trama de aprendizaje, el tránsito hacia la madurez de un joven, no es ésta una narración que ponga punto final a una historia, en la medida en la que el «actor» principal de la novela no deja claro si es satisfecha su curiosidad por completo.

Nunca había leído nada de Sōseki antes, aunque he de confesar que pocas veces me ha interesado la literatura japonesa, más allá de los autores contemporáneos y del tradicional haiku. Para mí ha sido toda una sorpresa encontrarme con una literatura fresca y sencilla, y no deficitaria de argumentos contundentemente descriptivos. El estilo literario de Kokoro prescinde de cualquier preciosismo formal, centrándose más en el aspecto psicológico de los personajes principales de la novela, gracias quizá, y hablo desde la más absoluta ignorancia, a la propia experiencia vital del autor, que vivió una adolescencia marcada por la desgracia (a los catorce años quedó huérfano de madre), y a su brillante formación intelectual. Kokoro, corazón en japonés (entre otros significados), fue la última novela completa que publicó Sōseki antes de su muerte, y es considerada por muchos críticos como una de las más influyentes obras de la literatura japonesa del siglo XX.

Kokoro es una novela íntima, discreta, sentimental; pero a la vez es una obra fulgurante, reveladora, vital, costumbrista.

Jesús Cuenca Torres

4

KOKORO de Natsume Sōseki / Traducción: Yoko Ogihara y Fernando Cordobés / Editorial: Impedimenta / Género: Narrativa / 304 páginas / ISBN: 9788415979128 / 2014

The Misfits y el amor

No creo ser muy dado a la cursilería, o eso me gusta pensar. No obstante, hay cosas que es difícil expresar sin palabras que se han ido cargando de ñoñez y vaciando de su espíritu original, como amor. Y de eso es de lo que voy a hablar, de mi amor por “The Misfits” (Vidas rebeldes) que data de 1961. Amo a su director, John Huston, a su autor, Arthur Miller, y, por supuesto, a sus personajes y actores. Pero no me quedo ahí. Amo el argumento, las localizaciones, la atmósfera, la iluminación, la fotografía en blanco y negro, la gran idea de la agencia Magnum de enviar allí a Inge Morath y otros fotógrafos para seguir el rodaje y hasta amo la camioneta. Como veis es para mí más que una película de culto. No me gusta establecer rankings así que no voy a decir aquello tan manido de “mi película favorita”. Afortunadamente el cine es tan grande y variado que elegir eso es renunciar a mucho, cosa que no estoy dispuesto a hacer.

Misfits1No voy a destriparla y analizarla. Es aburrido para los que la conocen y cruel e injusto para los que no la hayan visto aún. Estos últimos deberían dejar de leer aquí, verla de inmediato y reengancharse al post. No sé si está tan encumbrada en la historia del cine como merece o como yo la tengo valorada, pero algo que partió como un vehículo para el lucimiento en un papel más dramático y de altura para romper la imagen frívola y tontorrona de la esposa de Miller, Marilyn, se convirtió en una de las cintas que mejor retratan el sentimiento de derrota vital de unos personajes grandiosos. Los cinco.

El elenco, como sabéis, lo formaban Clark Gable, Marilyn Monroe, Montgomery Clift, Eli Wallach y Thelma Ritter. Cada uno cumple con su cuota de responsabilidad y se luce en esta historia de perdedores que hurga en los sentimientos, las esperanzas y las decepciones de todos ellos.Misfits2

Gable y Monroe, pareja poco creíble a priori, se hacen con el control en unas interpretaciones memorables y que fueron, sin que ellos lo supieran, sus últimos largometrajes. El fin de sus vidas y sus carreras. Legendarias por distintos motivos pero ambas imperecederas para la historia del cine. Por su parte a Montgomery Clift no le iba a ir mucho mejor y fallecería en 1966 con tres películas más en su filmografía.

Volviendo a la esencia, los paisajes de Nevada y la inmersión del espectador en la América profunda la convierten en documento de una época y unos estereotipos que tocaban a su fin. Las escenas del rodeo, el bar o la persecución de los caballos salvajes son muestra de ello.Misfits3

Como digo, no quiero profundizar mucho más, sólo recordar que, si se dejan al lado los prejuicios iniciales que en algunos puede despertar el reparto, no hay duda de que el goce cinematográfico está garantizado.

En el ínterin, Arthur Miller cambió de esposa, se divorció de Marilyn y se casó con Inge Morath con quien conviviría cincuenta años. Con todo, ya le había hecho un gran regalo: su mejor papel, Roslyn Taber.

José A. Valverde  

Novedades Diciembre

EL GRAN MÍNIMO: ANTOLOGÍA POÉTICA

Gilbert Keith Chesterton, mejor conocido en España por sus novelas y ensayos, es considerado en Inglaterra, además, un gran poeta; con esta edición bilingüe, antologada, traducida y prologada por Miguel Salas Díaz, nos proponemos acerca al lector español una obra lírica de extraordinario valor, pero apenas conocida en nuestra lengua a pesar de ese prestigio. Chesterton fue un excelente versificador y, a pesar del tradicionalismo de sus formas poéticas y de su léxico, sus imágenes son modernas y sugerentes.

G.K. CHESTERTON

SALTO DE PÁGINA, 2014

ISBN 9788416148127

LO ÚNICO

En esta obra Gary Keller desmonta todas las ideas prefijadas con las que nos orientamos en los diferentes ámbitos de nuestra vida para darnos una visión que nos permitirá superar nuestros retos teniendo a la vez tiempo libre. El autor nos da pautas claras sobre cómo diferenciar lo importante de lo secundario, no distraernos, priorizar, hacer todo lo posible para conseguir ser más productivos y eficaces y orientar nuestros esfuerzos solo en las cosas que nos ayudan a progresar, para centrarnos en LO ÚNICO.

GARY KELLER

AGUILAR, 2014

ISBN 9788403015180

 

MUERTE EN EL CLUB DE LECTURA

Poppy, la cuñada de Roe, ha aparecido ensangrentada y muerta en la puerta trasera de su casa. Es cierto que Poppy tenía sus defectos, y que ella y su marido estaban teniendo serios problemas para mantenerse fieles el uno al otro, pero desde luego no se merecía ser brutalmente asesinada. La investigación de un caso como este nunca es fácil dada la atmósfera chismosa de cualquier pueblo pequeño. Y menos teniendo en cuenta los romances extramatrimoniales de la asesinada y la necesidad de proteger a su familia.

CHARLAINE HARRIS

SUMA DE LETRAS, 2014

ISBN 9788483656839

 

LA SUSTANCIA INVISIBLE DE LOS CIELOS

Ignacio Pascal, un musicólogo residente en París, ignora que está arriesgando su vida en el momento en que decide investigar sobre un pianista, Jean Vanier, cuyo rastro se ha perdido en el tiempo. Cuando lo encuentra recluido en un monasterio de Galicia, comenzará una aventura insospechada no exenta de peligros. Y en la oscuridad de una celda abacial, el secreto será revelado.

ULISES BÉRTOLO

ESPASA, 2015

ISBN 9788467043464

Cordero “Bailarín”

????????????????
Bodegón con sirvienta (1596), de Paul de Vos

Mi abuela decía que lo de “Bailarín” le venía al cordero porque éste era un plato que siempre se hacía en época de fiestas, y todos los comensales terminaban un poco “contentos” y “bailarines”…

Ingredientes (4 personas):

  • 1 Kg de espaldilla de cordero, deshuesada y cortada en trozos
  • 1 cebolla grande
  • 3 dientes de ajo
  • 1 zanahoria
  • 2 ramas frescas de apio
  • 1 vaso de vinagre balsámico de Módena (de Jerez también vale)
  • ½ vaso de aceite de oliva
  • 1 cucharada de azúcar
  • 3 ó 4 cazos de caldo de carne o verdura (este caldo, convenientemente colado, o bien puede ser las “sobras” de un puchero o de una sopa de verduras, o bien lo hacemos para la ocasión, o lo compramos ya elaborado)
  • 1 vaso de vino tinto, a ser posible un crianza como mínimo
  • 1 cucharadilla de manteca de cerdo, o mantequilla
  • ½ cucharilla de harina
  • Perejil y salvia
  • Raspadura de nuez moscada
  • Sal y pimienta

Elaboración:

Lo primero que haremos será picar finamente la cebolla, el ajo, la zanahoria, el apio, unas ramitas de perejil y otras de salvia. Después colocamos los trozos de cordero en un recipiente hondo, salpimentamos y le vertemos encima todo el picadillo que hemos preparado, junto a la raspadura de nuez moscada, al aceite y al vinagre. Con las manos embadurnamos la carne y la dejamos escabechar unas dos horas y media.

Cuando ya haya transcurrido ese tiempo, ponemos el cordero con el escabeche en una fuente de horno, lo espolvoreamos con el azúcar, lo regamos con tres cazos de caldo, y lo cocemos en el horno a 180-190º durante una hora, más o menos. Debemos ir vigilando, de vez en cuando, para que no se quede sin salsa, y si tenemos que bañarlo con más caldo, lo hacemos sin miedo.

El vino se lo rociaremos una vez pasada esa primera hora de cocción, dejando el cordero, aproximadamente, otros veinte minutos en el horno, a la misma temperatura.

Al sacar la fuente, apartamos el cordero en un lugar donde lo mantengamos caliente. Retiramos toda la verdura con la salsa de cocción y la pasamos por la batidora, después la vertemos en un cazo en el que hemos puesto la manteca y la harina. Espesamos esa salsa a fuego lento, y cuando esté lista la derramamos sobre el cordero, sirviéndolo todo muy caliente.

Una receta muy de ahora. Rico rico…

 José Antonio Castro Cebrián