Doblecturas: Delibes en bicicleta

«Delibes en bicicleta es un nuevo capítulo de la serie de escritores que Jesús Marchamalo y Antonio Santos nos traen cada año. En este caso se trata, nada menos, que de Miguel Delibes. Marchamalo es el comisario del Año Delibes y nadie mejor que él para hacer esta breve semblanza. «Había cumplido seis años y llevaba media mañana aburrido, impaciente, esperando a que su padre, traje y chaleco oscuros, sin corbata, acabara la lectura del Quijote. Tenía el hábito de hacerlo todos los años, en verano, sentado en el sillón de mimbre del comedor, cuyos ventanales daban al jardín desde donde se oían, a cada rato, estruendosas, sus carcajadas.»

vRESEÑA: DELIBES EN BICICLETA de Jesús Marchamalo / Ilustrador: Antonio Santos / Editorial: Nórdica Libros / Género: Biografía / 45 páginas / ISBN: 9788418067174 / 2020

No es una novela, ni un cuento, ni un libro de relatos. Delibes en bicicleta es una pincelada de la biografía de Delibes. No sé si la intención de Jesús Marchamalo fue la de componer una alegoría, donde la bicicleta es el vehículo vital de la historia, o si simplemente quiso homenajear al escritor pucelano con un juego de palabras. En cualquier caso el librito es un relato entrañable, por lo emotivo de los recuerdos biográficos de Delibes y también por lo que evocan las ilustraciones. Se lee rápido, apenas es una hora de lectura, una hora apacible. Los amantes de Delibes se encontrarán con un bonito reconocimiento más para añadir a su colección de lecturas sobre/de/inspirados en su autor preferido, pero he de reconocer que a mí me ha sabido a poco, y ya no sólo por la extensión del libro, sino también por su contenido. Aún así recomiendo su lectura.

La maquetación y edición sobresaliente, como es habitual en esta editorial.

Mari Carmen Pérez

 

El relato está muy bien escrito. Marchamalo ha conseguido sacarme más de una vez una sonrisa, ha conseguido transportarme a la niñez del escritor, o a la senectud, según el momento. El autor ha conseguido comprimir en muy pocas páginas la esencia de la vida de Delibes, utilizando como hilo conductor la bicicleta, el amor de Delibes por el ciclismo. Ha sido un viaje placentero, evocador. Aunque… lo que más ha conseguido emocionarme en este librito de apenas cincuenta páginas han sido sus ilustraciones… todas merecen una mención especial, pero una de ellas me ha doblado el alma por la mitad: el retrato de la familia al completo de Los Santos Inocentes, mi libro preferido de Delibes, ¡Oh, Milana!

Avisar a futuros lectores que éste no es un libro académico, no encontrarán una biografía al uso; éste es un libro donde prima el buen gusto y las emociones lentas y caudalosas.

Angie Ballester

Entrevista a Xavier Borrell, autor de “Casta Diva”

Casta Diva es el título del nuevo libro que acaba de publicar la editorial Almuzara. Una obra de Xavier Borrell quien se sumerge en el género negro para tejer una intrincada historia cuyos protagonistas transitan por un turbulento escenario en el que el tráfico de obras de arte provenientes de los saqueos del islamismo radical, el terrorismo y la mafia van de la mano.

«Todo comienza cuando una mujer es secuestrada para ser ejecutada, en Damasco -Kabuti-, y un joven superviviente que fue víctima de abusos y vejaciones decide abandonar su pasado delictivo; traficaba con obras de arte procedentes de la guerra del Estado Islámico.

A pesar de trasladarse a España para poner tierra sobre su pasado se ve obligado seguir colaborando con la misma organización mafiosa para la que trabajaba.

Por otra parte, Manel, un policía experto en delitos contra el patrimonio, tratará de impedírselo, pero para su sorpresa su hija Miriam, una atractiva escritora de éxito, decidida a que las circunstancias le liberen de las dudas que inundan su mente, se enamora del contrabandista.

El averiguar el qué se esconde detrás de las redes de traficantes de arte es lo que llevará al policía a una insospechada situación con la que tendrá lidiar, pues detrás de esta práctica delictiva se abre un nuevo escenario mucho más peligroso del que se podría imaginar.»

Xabier Borrell, escritor, crítico y gestor cultural especializado en novela negra se presenta de nuevo ante sus lectores con este nuevo thriller después de haber publicado Amores Inciertos, El canto de la ira, Mar en piedra y el libro de relatos El baile de los negros

Entre sus actividades profesionales figuran la de director de la web cultural Propera Parada Cultura, y su colaboración con el programa de Radio 3 (RNE), Todos somos sospechosos.

Igualmente, es comisario del festival de Novela Negra Cubelles Noir y asesor de eventos literarios, siendo jurado en multitud de ellos.

Fue editor de la colección de novela negra Pan negro, donde coordinó el prestigioso libro de relatos de lo mejor del género Todos son sospechosos con la colaboración de Radio 3.

En 2017 recibió el Premio Ciudadano Noir a la persona que más ha hecho por el género negro. Y desde 2019 es presidente de la asociación cultural del teatro Aliança de Cubelles.

¿Qué encontrará el lector que se adentre en Casta Diva?

El lector que se adentre en la novela se encontrará con un thriller-novela negra que va in crescendo, de menos a más. Una novela que huye de las tramas en las que se pretende engañar al lector con la falsa promesa de un final revelador, y en la que no faltan los mejores ingredientes de la literatura moderna.

¿Cuál fue el origen de su novela? ¿Cómo y dónde surgió la idea?

Casta Diva surgió de la indignación que siento al observar con que facilidad e impunidad se trafica con las obras de arte y el patrimonio en distintas confrontaciones bélicas en el mundo, y del poder del dinero para corromper a los que a priori deben salvaguardar esas mismas obras de arte. También se me ocurrió utilizar este escenario para recrear unos personajes llenos de contrariedades, como la mayoría de nosotros.

¿Hubo proceso de documentación para la novela? Y si es así, cuánto tiempo y esfuerzo invirtió en ello.

Por supuesto, aunque no sabría cuantificar ni el tiempo ni el esfuerzo empleado. Una de mis mayores obsesiones y fuente de inspiración durante la escritura de la novela han sido The Monuments Men, el comando que en el último tramo de la Segunda Guerra Mundial fue creado por los aliados para evitar que los nazis destruyeran las obras de arte que ellos mismos habían saqueado, y también policías que en la actualidad aún buscan devolver a sus legítimos dueños las obras robadas durante el franquismo.

¿Cuánto hay de usted en el libro? ¿Se identifica con alguno de los personajes?

Voy a caer en el tópico de que todos los personales son uno mismo, aunque con quien más me identifico es con el mosso Manel, por su lado paternalista.

Y hablando de los personajes… ¿por qué no nos describe uno de ellos?, por ejemplo el que para usted es el más complejo, querido u odiado.

Me cuesta, me cuesta… aunque tengo que reconocer que es un ejercicio interesante. Si tengo que escoger a uno sólo elijo a Miriam, quizá por su juventud, por intentar buscar un lugar en el mundo de los libros, utilizando para ello nuevos métodos para llegar al gran público.

En su libro se entremezclan varias tramas y escenarios totalmente distintos, ¿cómo se consigue que en una novela compleja todo amalgame sin que la calidad literaria se resienta?

¿Qué cómo se consigue que en una novela compleja todo amalgame sin que la calidad literaria se resiente? ¡Eso es fruto de muchos años de lectura!, y de trabajarse mucho el guion antes de la escritura pura y dura.

¿Considera a Casta Diva su mejor libro hasta el momento?

Eso no me corresponde a mí decirlo, pero sin duda es el libro en el que más energía he puesto. Como resultado de ello quedé quinto en un concurso literario en el que se presentaron más de 100 novelas, y he sido “premiado” publicando en una de las editoriales más importantes de España.

¿Cómo es su rutina a la hora de escribir?

Yo soy muy de pensarme la trama antes de empezar a escribir. Siempre creo un primer guión en una libreta y trabajo a partir de ahí, buscando siempre tranquilidad para crear. Trabajo mucho el lenguaje, los diálogos, y en definitiva soy muy de corregir antes de cerrar un texto.

¿Qué libro le hubiera gustado escribir, y por qué?

Me obsesiona Vida y destino de Vasili Grossman. Creo que es el trabajo perfecto, ¡lo tiene todo en un solo libro! Aunque ahora cada vez más me atrae el Ulises de Joyce, da la sensación de que es un libro que te habla.

¿Tienes autores de cabecera?

Los escritores europeos precursores de la novela negra fueron en cierta medida las musas de lo que después vino a España, y por ende me llegó a mi de joven. No podría decir solo un autor de cabecera, podría decir decenas, desde Carmen Laforet, pasando por Quim Monsó o Terenci Moix y terminando por el gran Vázquez Montalbán.

¿La literatura es hija de la inspiración o del trabajo?

Diría que del trabajo.

¿Algún proyecto en el que esté trabajando ahora mismo?

Estoy escribiendo una novela sobre la ultraderecha (muy barcelonesa). También tengo acabada una novela en catalán escrita a cuatro manos, mi Cien años de soledad particular, que espero vea la luz muy pronto.

Para terminar háblenos un poco de usted, ¿cómo se describe como escritor y como persona?

Yo soy una persona siempre positiva, a quien la curiosidad y las ganas de hacer feliz a los demás me recarga las baterías, viviendo la vida con más ganas conforme pasan los años.

El cuento de la criada

Margaret Atwood plantea en su obra una sociedad sin libertades, una sociedad donde un gobierno despótico escudado por un Dios todopoderoso intenta subyugar a toda una población, comenzando por el sometimiento y anulación de la mujer. El cuento de la criada es una novela mucho más íntima y sentimental de lo que pudiera ser 1984 o Un mundo feliz, el planteamiento narrativo es más denso quizás, pero para mí mucho más ameno. Gran parte del libro es descriptivo, la autora nos mete en contexto con un estilo narrativo diferente, creando una atmósfera asfixiante bastante efectiva durante toda la trama, y con un epílogo final que es para quitarse el sombrero.

El terrorismo islámico sirve como excusa para que unos teócratas se hagan con el poder a las primera de cambio, e instauren un gobierno machista e intolerante basado en la ausencia de libertad y autonomía. La primera medida que adoptan es monopolizar la información, suprimir la libertad de prensa y anular cualquier derecho de la mujer, incluido el de elegir su destino. La novela es una distopía que ya muchos tildan de clásico, a pesar de que la obra es relativamente reciente, fue publicada por primera vez en 1985, trata sobre Defred, una mujer que como tantas otras en la República de Gilead solo sirve para procrear, tal y como dictan las leyes establecidas por la dictadura del país. Si Defred no es capaz de procrear, o se niega a ello, el castigo que le espera es la muerte en ejecución pública, o el destierro a unas Colonias infectadas de polución donde a buen seguro morirá también. El régimen es el amo y señor de la sexualidad de las mujeres del país, controla hasta los más elementales detalles de sus vidas, desde su alimentación hasta su vestimenta.

Es un relato duro, lúcido, terriblemente realista, tanto que llega a dar miedo. Es imposible no empatizar con los protagonistas, y no encontrar el cruel paralelismo existente con la vida de muchas mujeres, aún hoy en día, en algunas sociedades; esto hace que el lector se someta de manera involuntaria a una autorreflexión.

Angie Ballester

 

EL CUENTO DE LA CRIADA de Margaret Atwood / Traductora: Elsa Mateo Blanco / Editorial: Salamandra / Género: Narrativa / 416 páginas / ISBN: 9788498388015 / 2019

DobLecturas: La hija del relojero

«En el verano de 1862, un grupo de jóvenes artistas, guiados por el apasionado y brillante Edward Radcliffe, viaja a Birchwood Manor, una casa de campo en Berkshire. Tienen un plan: vivir los siguientes meses recluidos y dejarse llevar por su inspiración y creatividad. Sin embargo, cuando el verano toca a su fin, una mujer ha muerto de un disparo y otra ha desaparecido, se ha extraviado una joya de valor incalculable y la vida de Edward Radcliffe se ha desmoronado.

Unos ciento cincuenta años más tarde, Elodie Winslow, una joven archivista de Londres, descubre una cartera de cuero que contiene dos objetos sin relación aparente: una fotografía en sepia de una mujer de gran belleza con un vestido victoriano y el cuaderno de bocetos de un artista en el que hay un dibujo de una casa de dos tejados en el recodo de un río.

¿Por qué ese boceto de Birchwood Manor le resulta tan familiar a Elodie? ¿Y quién es esa hermosa mujer que aparece en la fotografía? ¿Le revelará alguna vez sus secretos?

Narrada por varias voces a lo largo del tiempo, La hija del relojero es la historia de un asesinato, un misterio y un robo, una reflexión sobre el arte, la verdad y la belleza, el amor y las pérdidas. Por sus páginas fluye como un río la voz de una mujer ya libre de las ataduras del tiempo y cuyo nombre ha caído en el olvido: Birdie Bell, la hija del relojero, la única persona que vio todo lo sucedido.»

 

RESEÑA: LA HIJA DEL RELOJERO de Kate Morton / Traductor: Máximo Sáez / Editorial: Suma de Letras / Género: Narrativa / 640 páginas / ISBN: 9788491292166 / 2018

 

Cada vez me cuesta más afirmar con rotundidad que un libro es bueno o es malo. Me limito a dar mi opinión y en todo caso siempre bajo un criterio poco ambicioso. ¿Es esto un acto cobarde?: pienso (o quiero pensar) que NO, no lo es. Yo no tengo la última palabra en nada, ni soy realmente un experto de primer orden en literatura, y me temo que en nada (tampoco lo pretendo). Siempre me he limitado a publicar mis opiniones con la más absoluta sinceridad, a decir que éste o aquel libro me ha llamado más o menos la atención, si me gusta o no, o me parece interesante o me aburre. Y la novela La hija del relojero me ha aburrido someramente. No me ha gustado la ambientación, la trama no me ha atrapado y ni uno de los personajes me parece resaltable, el fantasma roza lo estrafalario. Me da la sensación de que este libro es el típico libro producido para vender en masa, marketing puro, una autora a la que le precede un éxito de ventas, la edición está muy cuidada y la portada es preciosa. Al principio la historia resulta amena, se deja leer, pero a medida que avanzamos, con un cúmulo importante de personajes, la trama se va enmarañando de una manera desproporcionada. Saltos en el tiempo con personajes diferentes sin un propósito claro en la trama, o al menos yo no se lo he encontrado. El nexo entre las diferentes historias está demasiado ¿oculto? Muchos capítulos se quedan sin completar, no sé qué pasa al final con la protagonista, ¡tampoco tengo claro que sea ella la protagonista!, hay más o menos ocho posibles candidatos a protagonista principal de la obra.

La hija del relojero es un libro con pretensiones de bestseller que desgraciadamente para la literatura, y según confirma la propia editorial, ha funcionado como bestseller. Para mí, un libro malo que no recomendaría leer a nadie.

Jesús Cuenca Torres

 

El libro empezó aburriéndome, tengo que reconocerlo, demasiado lento para mi gusto. Poco a poco me fui enganchando a la trama, una trama muy compleja a la que hay que estar muy pendiente para no perder el hilo. Lo que más me gustó de la novela es que está narrada por varias voces de distintas épocas que abarcan desde el siglo XIX hasta nuestros días. La historia, aunque trata de un asesinato ocurrido en 1862, de un robo y un misterio, es una historia que nos habla del amor y de las grandes pérdidas, con una ambientación rodeada de arte y belleza. Son muchos los personajes y las subtramas que acontecen a lo largo de las diferentes épocas, hechos que parecen no tener relación entre sí hasta muy adentrada la novela. De todos los personajes me quedaría con Birchwood Manor, es el personaje que me parece más conseguido. Se nota que la autora ha hecho una gran labor de documentación, nos habla por ejemplo de la Hermandad Magenta, nos ilustra sobre música, ambienta muy decentemente la sociedad y sus clases sociales en las distintas épocas. Nos da muchos detalles que enriquecen la lectura.

Es verdad que no es el mejor libro que me he leído de Kate Morton, pero creo que es un libro lo bastante entretenido como para darle una oportunidad.

Angie Ballester