Don José, viejo sarmiento

  El pasado lunes me llegó un requerimiento por parte de un alto funcionario de las más altas instancias habidas y por haber (en eso de las leyes y las potestades), en el cual exigía de mí que aclarara de una vez por todas qué parcelita de la LaJUnglaDElasLETras pertenecía a Don José Antonio Gallardo.Sigue leyendo “Don José, viejo sarmiento”

A la brujita de la buena suerte

“(…) Dedico estas palabras a la vida, a los momentos que, olvidada en alguna otra conciencia, no mora ni mancilla paraje alguno de mi buena suerte. Me sorprende encontrarme con la conciencia consolada y el corazón sereno después de saber que mi buena suerte es una ramera que se acuesta con cualquiera, que no conoce en suSigue leyendo “A la brujita de la buena suerte”

El anciano y el bovino

Era algo extraño: un hombre sentado a los pies de un enorme nogal dando repaso de su vida a un bovino que, obediente, meneaba su cola al compás de los tábanos que machacaba. La vaca bien le daba la razón al anciano con leves mugidos. Había sido un mal hombre, decía, un infeliz al que laSigue leyendo “El anciano y el bovino”

Una bella melodía

  Hay canciones que suenan igual de bien en boca de distintos artistas. Hay melodías que timbran igual de bonito en las cuerdas de diferentes violines o pianos… Lo cierto es que la música, de todas las artes, es la más dúctil y maleable en lo concerniente a prostituirse. Una buena canción y una bella melodíaSigue leyendo “Una bella melodía”