El pecado

EL PECADO de Alberto Gómez Vaquero / Editorial: Editorial Carpe Noctem / Género: Narrativa / 333 páginas / ISBN: 9788494863233 / 2019

Mientras el Imperio romano se desmorona una misteriosa secta cristiana llega a un valle del norte de Hispania. Corre el año 378 d.C., y el líder de esta misteriosa congregación, alguien conocido como el Doctor, lanza peligrosos mensajes a sus discípulos, entre los que se encuentran importantes nobles como Aufidio, jóvenes como Anü o agricultores arruinados como Antonio, mensajes que pregonan la pobreza y el acercamiento personal y único con Dios, sin intermediarios, mensajes que están en contra de los intereses de una jerarquía eclesiástica que, ante la decadencia de Roma y de sus ejércitos, es el único poder real y estable en la mayor parte de Hispania.
Tengo que reconocer que quizá el mayor motivo que hizo que me interesara este título fue el que se trataba de una novela sobre uno de los personajes históricos más fascinantes para mí de todos los tiempos, Prisciliano. Para el que no lo sepa, Prisciliano (nacido sobre el 340 de nuestra era, probablemente en la Galicia romana, y fallecido en 385 en Civitas Treverorum, la actual Tréveris alemana) fue un obispo hispanorromano que fue condenado a muerte por el emperador Magno Clemente Máximo, acusado de hereje y brujo, actualmente se le considera como el máximo precursor de un movimiento ascético al que precisa y lógicamente se denominó más tarde priscilianismo. Tal como refleja el autor en una nota final, aunque Prisciliano es el personaje histórico que le ha servido de inspiración para escribir la novela, el nombre del obispo nunca es nombrado, Alberto Gómez Vaquero prefirió referirse a él con el nombre de “el Doctor”, y de esta manera sentirse más libre a la hora de ficcionar su vida.
El pecado es un gran lienzo donde está representada una época no muy conocida por el gran público, si se compara con otras mucho más recreadas, por lo que la intensidad que se muestra a la hora de dibujar y describir la sociedad del último cuarto del siglo IV d.C. en una zona del Imperio Romano (en clara decadencia) es bastante efectiva.
La novela está escrita en una tercera persona muy impersonal, donde el narrador prácticamente no hace nunca alusión a los pensamientos de los personajes, se limita a describirlos solo fisicamente, en ocasiones muy superficialmente, consiguiendo que nunca se tenga una percepción demasiado elaborada de ellos, y por tanto de la psicología de los personajes, e incluso de la trama. Hecho en falta algo más de introspección en ese narrador, una mirada interior de los personajes que explicaran un poco más los actos que le acompañan. La novela, como ocurre muchas veces en las novelas de romanos, está plagada de numerosos topónimos romanos y prerromanos que entorpecen la ubicación de lo que está pasando, teniendo en cuenta que no toda la acción sucede en la península ibérica, sino que transcurre a lo largo y ancho de Europa. Aún así, la novela se lee bien, el autor ha elegido un lenguaje para sus personajes bastante actual (creo que acertadamente teniendo en cuenta el lastre que arrastra la novela al tener un narrador en tercera persona tan impersonal), podría decirse que utiliza un castellano neutro bastante efectivo (hay al final del libro un pequeño glosario con el significado de algunas palabras latinas).
El pecado es más ficción que historia, es una novela interesante, recomendable aunque no esté entre mis preferidas del género histórico de estos últimos años.

Maxi Sabela Tornés

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: