Artífices del azar

«¿Y si la bebida que acabas de tirar, el tren que acabas de perder o el boleto de lotería que acabas de encontrar no fuera un suceso fortuito? ¿Y si este suceso formara parte de un plan mayor? ¿Y si no existiesen los encuentros casuales? ¿Y si unos desconocidos decidieran nuestro destino? ¿Y si estuvieran planeando incluso el destino del mundo?

Dan, Emily y Eric son artífices del azar, miembros de una organización secreta dedicada a crear coincidencias. Estos sucesos en apariencia aleatorios son, en realidad, cuidadosamente orquestados y puestos en marcha por los artífices del azar para desencadenar cambios importantes en la vida de sus objetivos: futuros amantes, científicos a punto de realizar un descubrimiento y atormentados artistas faltos de inspiración.

Un día, Dan recibe la misión de mayor nivel que jamás ha visto, y que resultará ser la coincidencia más complicada y peligrosa que ha tenido que organizar. Esto cambiará las vidas de los tres artífices del azar y les enseñará la auténtica naturaleza del destino y el libre albedrío y el verdadero significad del amor».

La premisa con la que nos abre la mente este libro es increíble. La posibilidad fantástica de esos artífices del azar que dan nombre a la ópera prima de Yoav Blum ya es en sí un punto a favor de una historia que, a pesar de un principio un tanto enrevesado con más información de la asimilable convenientemente, va ganando en intriga, misterio y dinamismo a medida que avanza para conferirle un movimiento a los engranajes de ese mundo que funcionan a la perfección.

La historia se desenvuelve en varios niveles de complejidad, pues todas las coincidencias no son igual de importantes ni llevan el mismo trabajo. Pueden servirse de un fortuito y sencillo encuentro en mitad de la calle o de un arduo y enrevesado trabajo durante meses para provocar un desenlace final a la altura de la complejidad de la tarea. Unir todas esas piezas, todas esas coincidencias para que bailen una música lo más armónica posible sin que desentone, es complicado. Pero aquí casan de manera espectacular, favoreciendo las subtramas de la novela y el movimiento de escenarios y personajes para dirigirlos convenientemente hacia sus propios momentos coincidentes. Porque, si algo se deja claro, es que todo está supeditado a esta fuerza del azar, incluso los propios artífices. Eso crea un embrollo mental que revienta las expectativas.

Como lector, aunque se trate de una ficción, la idea abre la mente a múltiples conceptos en cuyo entramado tienen cabida desde la posibilidad de una matriz irreal de la que no somos conscientes hasta la supeditación a un determinismo ajeno al ser humano, que solamente puede ser testigo y protagonista de su propia historia en la medida en que se lo permiten.

La tarea de los artífices no es únicamente favorecedora en el sentido simple de benefactor-beneficiado. Un final satisfactorio no necesariamente ha de pasar por una consecución de beldades, por lo que llegar a un determinado fin justifica los medios. Incluso, como decía, ellos están sujetos a la poderosa mano de la agencia secreta para la que trabajan.

Los protagonistas de esta historia son Dan, Emily y Eric. Novatos en el tema de las coincidencias, recién completada su instrucción, se siguen reuniendo semanalmente para compartir sus misiones. Durante tres años han estado creando coincidencias más complejas para completar su formación en el curso de casualidades. Cada uno de ellos tiene sus razones y particularidades y se enfrenta a su manera con este trabajo que les ha tocado en suerte. Algunas veces, quizá, saber lo que saben, les da cierta ventaja.

Lo que sucede es que en este surrealista y raro universo, los artífices del azar no son los únicos que mueven los hilos y encontraremos también a los amigos imaginarios, los tejedores de sueños y los sombreros negros, artífices encargados de favorecer las coincidencias para crear tragedias. La aparición de uno de estos sombreros negros en la vida de Dan, será el motor que genere algunos acontecimientos que podrían cambiar el curso de la historia. 

Como lector, por mucho que a veces seas capaz de anticipar algunos acontecimientos, no sabes qué esperar de la historia y el autor sorprende y rompe expectativas de continuo, te mantiene en vilo y sorprende. Nada es casual, todo tiene su explicación. Ellos son esa explicación. Los artífices y el resto de laboriosos manipuladores del destino de Blum. Sí que se prevé el final –en parte–, pero eso no resta magia ni disfrute a esta historia, que no es en sí tan importante como el camino y las reflexiones sobre la importancia del amor y el aparente azar hacia las que nos conduce. Algo a lo que no solemos prestar demasiada atención y que está plagado de «y si…».

Me ha gustado mucho como Yoav Blum ha llevado la historia, incluso con ese principio tan confuso. Es una historia muy bien llevada cuyo entramado queda bien hilado. Para ser su primera novela creo que ha hecho un muy buen trabajo a nivel conceptual y literario. Sólo por hacernos pensar y valorar lo que sucede a nuestro alrededor, ya merece la pena hincarle el diente. Un ejercicio de imaginación magnífico y muy recomendable. 

Lolino Jover

ARTÍFICES DEL AZAR de Yoav Blum / Título original: THE COINCIDENCE MAKERS / Traducción: Roser Lluch i Oms / Editorial: Alianza / Colección: AdN (Alianza de Novelas) / Género: Novela / 296 páginas / ISBN: 9788491810773 / 2018

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.