Los autoestopistas galácticos

Hace años vi la película que da título a la primera de las tres novelas que componen Los autoestopistas galácticos y no me impresionó lo suficiente como para volver a visionarla. No conocía entonces la obra de Douglas Adams pero es que, quizá, tampoco estaba preparado para enfrentarme a ella entonces. Al comenzar a leer he sentido ese extraño déjà vu de lo no vivido y han venido a mí imágenes y secuencias de la película que han hecho que disfrute un tanto más de la lectura. Es indiscutible que las obras de Douglas Adams podrían entrar dentro de muchos géneros, incluido el de clásicos modernos de la CiFi, aunque predomine por encima de todo el humor sarcástico de su autor y sus protagonistas destilen ese tufo de humor negro cargado de dobles intenciones y cuya primordial es la de divertir y hacer reír al lector. Hay en sus líneas un deje a lo Monty Phyton que hace patente la influencia de estos y otros cómicos de la época en estas páginas.

Volviendo a este volumen de la colección Compendium, Los autoestopistas galácticos comprende las tres primeras novelas de la saga de Douglas Adams: Guía del autoestopista galáctico, El restaurante del fin del mundo y La vida, el universo y todo lo demás. Si bien la más potente es la primera de ellas, las otras dos novelas no se quedan atrás, no mucho al menos, pero sí que es cierto que uno tiene un límite en cuanto a los chistes que puede aguantar y este tipo de humor a veces resulta un tanto cargante. No para todos, por supuesto, pero esta es mi opinión. Las tres novelas son notables a mi parecer y contienen la esencia de aquello que las ha hecho perdurar y ganar el respeto que merecen a lo largo de los años.

El tiempo no ha hecho que envejezcan mal del todo, pese a que hoy en día nuestra tecnología merma un poco la fascinación hacia algunos de los inventos extraterrestres y el imaginario de Douglas Adams. Y es que, como decía, creo que lo más importante es el tono cómico cósmico que envuelve toda la historia y sobre la que cabalga la narración. Desde la inercia del terrícola Arthur Dent hacia el desastre hasta la de Marvin hacia la depresión, y no olvidemos que este último es un robot. Pero estos son dos de los muchos personajes que aparecen en las novelas de Adams y cada uno tiene su chispa y aliciente, su aportación imprescindible para darle color a las andanzas de estos y otros personajes.

Así, creo que es una obra a la que hay que acercarse independientemente de si te gusta el género o no, pero, sin embargo, quieres echar un buen rato y sonreír más de la cuenta. Puede que incluso te rías. Si no atentos a la charla entre Ford Prefect y Míster Prosser mientras Arthur Dent aguarda tumbado sobre el barro frente a la máquina que va a destruir su casa. Leer Los autoestopistas galácticos me ha removido por dentro y ha hecho que tenga ganas de volver a ver la película para captar todo lo que no capté en su momento por no haber leído a Douglas Adams.

Maxi Sabela Tornés

LOS AUTOESTOPISTAS GALÁCTICOS de Douglas Adams (Compuesto por: GUÍA DEL AUTOESTOPISTA GALÁCTICO / Título original: THE HITCHHIKER’S GUIDE TO THE GALAXY; EL RESTAURANTE DEL FIN DEL MUNDO / Título original: THE RESTAURANT AT THE END OF THE UNIVERSE; y LA VIDA, EL UNIVERSO Y TODO LO DEMÁS / Título original: LIFE, THE UNIVERSE AND EVERYTHING) / Traducción: Benito Gómez Ibáñez (y Damiá Alou en GUÍA DEL AUTOESTOPISTA GALÁCTICO) / Editorial: ANAGRAMA / Colección: Compendium / Género: Novela / 600 páginas / ISBN: 9788433959560 / 2017

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.