Relojes de hueso

Relojes de hueso - David MitchellTenía muchas ganas de leer Relojes de hueso de David Mitchell. En este caso, mis expectativas no me jugaron una mala pasada e incluso se vieron sobrepasadas con creces. Sinceramente, no sé lo que esperaba encontrar, pero desde luego, no fue lo que encontré: una historia enrevesada y compleja, magníficamente escrita y cargada de matices críticos hacia nuestra sociedad pasada, presente y futura que no exceden lo humanamente concebible –como algunas novelas de ciencia ficción del pasado, que veían el año 2000 como un futuro lleno de coches voladores y robots androides mezclados con el resto de la población– y se recrea en detalles altamente plausibles que, a pesar de no ser explícitamente justificados, hallan su explicación a lo largo del texto, sumergidos en los diálogos o sugeridos en la prosa hábil de David Mitchell. No. No sabía con lo qué iba a encontrarme en esta novela, pero conocía El atlas de las nubes en su versión cinematográfica y la idea –al margen de la puesta en escena, los efectos, los actores, etc.– ya me impresionó por original y transgresora. Eso de mezclar varias voces en primera persona nadando en diferentes espacios y tiempos es algo que el autor realiza con completa naturalidad también en Relojes de hueso. Es algo verdaderamente admirable, algo que me impresionó durante la mayor parte del transcurso de la lectura de la obra. Cuesta un poco habituarse al soliloquio particular de cada personaje al inicio de cada parte, puesto que no da datos que identifiquen al narrador sino es a través de indirectas que llegan con cuentagotas o por su relación con el entorno u otros personajes, donde Mitchell desarrolla unos diálogos inteligentes y bien intencionados., pero al final uno logra hacerse con él y, una vez domado ese potro salvaje, la cabalgada es placentera al máximo. El autor también juega al despiste con el lector y lo lleva a creer lo que quiere que crea, fomentando la confusión en las últimas partes del libro.

Relojes de hueso es en apariencia una novela sin demasiados apuntes fantásticos, pero es que goza de una ficción muy sutil. Sobre todo al principio. David Mitchell altera el realismo de su historia con pinceladas que desconciertan y parecen, de repente, fuera de contexto. O no. Pues todo acaba poniéndose en su lugar. La ficción fantástica va in crescendo para explotar en el último tercio de la novela de forma apoteósica. Es como si durante las primeras 500 páginas te fuera avisando de que algo está pasando, algo que es importante pero que no es tan inverosímil ni ajeno a la realidad como la fantasía sugiere. Va dando un detalle allí, otro aquí, una aparición repentina por allá que despliega la imaginación y aporta un poco de luz –sólo un puntito– a esa oscuridad acuciante que apremia al otro lado, pero no ahonda demasiado. Deja que la ansiedad del lector crezca, que se haga preguntas y no vea el modo de hallar respuestas, para luego darle todas de golpe y dejarlo noqueado. Relojes de hueso me ha parecido una gran novela. Muy, muy buena. Hubiera lamentado no haberme perdido en la historia de David Mitchell y en sus reflexiones sobre el futuro que nos espera y que desarrolla en modo de presente narrativo.

Víctor Morata Cortado

4

RELOJES DE HUESO de David Mitchell / Título original: THE BONE CLOCKS / Traducción: Laura Salas Rodríguez / Editorial: Literatura Random House / Género: Novela / 720 páginas / ISBN: 9788439731207 / 2016

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s