Caldero del Mar Menor

Dibujo representativo de los pescadores del Mar Menor tras un día de faena, cocinando con fuego de leña el susodicho caldero, departiendo sobre la jornada y remojando el gaznate.

 

Tengo la suerte de vivir en una zona que goza de una buena «huerta» con verduras y frutas variadas y muy frescas durante casi todo el año, a las que hay que añadir los manjares que el mar también ofrece a quienes aquí vivimos. De este último trascienden las recetas que, de generación en generación, se han ido pasando los pescadores. Mi padre sabe de cocina y sabe de pesca, así que, combinar ambas facetas no era complicado. Tanto él como mi cuñado tienen lo que se dice mano con un plato regional muy típico y especial: el caldero del Mar Menor.

 Ingredientes (para 4 personas): 

  • 400 g. de arroz
  • 1 kg de mújol
  • 1 ñora
  • 1 tomate maduro
  • 2 dientes de ajo
  • 1 ramita de perejil
  • 1 tacita de aceite de oliva
  • Caldo de pescado
  • Sal

Preparación:

Aunque mi padre sigue una receta particular, aquí pongo una más «estándar», para no andar liando. Lo primero que hay que hacer es limpiar bien el pescado y sazonarlo. Se deja reposar unos minutos, con 10 o 20 es más que suficiente, y después se lava. El mújol es una especie de pez muy común por la zona del Mar Menor pero se puede usar para el caldo otro tipo de pescado, ya sea de roca, u otros tan jugosos como la dorada y la lubina. Mi padre incluso, mientras prepara la base, fríe bien las cabezas y se las come que da gusto; él dice que son delicatessen e ideales para acompañar con una cervecita, mientras se va haciendo el arroz. Pero lo habitual es colocar la ñora en una cazuela (normalmente se suele usar el típico «caldero» para obtener un resultado más auténtico), se sofríe con aceite y se pica con el perejil, el ajo y la sal. Este majado se sofríe en una sartén con medio tomate y un poco de agua que se añade luego. Se deja cocer hasta que reduzca un poco y se reserva parte del caldo. Entonces se agrega el mújol troceado y se deja cocer unos 15 minutos a fuego vivo. Se retira y reservamos. Luego se cuece el arroz en el caldo del pescado durante unos 15 minutos. Picamos el medio tomate hervido con el caldo del majado y se remueve bien. Nos quedará una salsita muy rica con la que se adereza por encima el pescado. El arroz queda un poco caldoso. Lo normal es que se sirva como primero el arroz y el pescado como segundo, pero yo me lo suelo comer a la par, como que me sabe más rico así que en dos tiempos. También es típico acompañar el arroz con un poco de alioli. Es un plato muy jugoso al que no todos le saben pillar el punto, pero cuando se consigue es, sencillamente, delicioso. Como digo, mi padre es un especialista y son pocos los que no repiten. Eso sí, aviso para los delicados de estómago como yo, es un plato fuerte y su digestión es pesada.

Víctor Morata Cortado

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s