Entremés de «El tambor de hojalata» de Günter Grass

«Lo reconozco: estoy internado en un establecimiento psiquiátrico y mi enfermero me observa, casi no me quita el ojo de encima; porque en la puerta hay una mirilla, y el ojo de mi enfermero es de ese color castaño que a mí, que soy de ojos azules, no es capaz de calarme.

De modo que mi enfermero no puede ser enemigo mío. Le he tomado afecto y, en cuanto entra en mi cuarto, le cuento a ese mirón sucesos de mi vida, para que, a pesar de ese estorbo de la mirilla, me vaya conociendo. El muy buenazo parece apreciar mis relatos, porque, en cuanto le meto alguna trola, me muestra, para demostrarme su agradecimiento, su última figura hecha de nudos. Si es o no un artista podría discutirse. Sin embargo, una exposición de sus creaciones sería bien acogida por la prensa e incluso atraería compradores. Anuda cordeles corrientes, que recoge y desenreda en las habitaciones de sus pacientes después de la hora de visita, convirtiéndolos en complicados fantasmas cartilaginosos que sumerge después en yeso, deja que se endurezcan y pincha luego en agujas de hacer punto, sujetándolas a pequeñas peanas de madera.»

El tambor de hojalata (Die Blechtrommel, Günter Grass, 1959)

 

Günter Wilhelm Grass nació en Ciudad libre de Dánzig el 16 de octubre de 1927. Escritor alemán fue galardonado con el Premio Nobel de Literatura en 1999, así como el Premio Príncipe de Asturias de la Letras ese mismo año. Hijo de un protestante pomerano-alemán y una católica de origen casubo-polaco, el pequeño Günter creció como católico. Además de flirtear con la literatura, estudió escultura y dibujo entre 1948 y 1956. Se casó dos veces y tuvo seis hijos fruto de diversas relaciones. Participó en el Grupo 47 de escritores alemanes, un colectivo de jóvenes autores que se reunía un par de veces al año para leer fragmentos inéditos y someterse al juicio de sus compañeros. Los componentes de dicho grupo se convirtieron en notables autores, forjando el nacimiento de una nueva generación de escritores de importante calado en Alemania y Europa tras la Segunda Guerra Mundial y partir de mediados del siglo XX. Günter Grass fue un activo participante de la política de su país. Su cercanía a la ideología socialdemócrata hizo que apoyase a algunos políticos en sus campañas, propiciando con su participación el cambio alemán. Ha suscitado diversas polémicas, entre otros motivos, por haber pertenecido a la Waffen-SS como soldado cuando tenía 17 años. Además de novela, ha escrito ensayos históricos sobre su país y no ha dudado en demostrar su sapiencia culinaria en muchas de sus obras. Realizó algunas obras como ilustrador, tal es el caso de Der Schatten (La sombra. Los cuentos de H. C. Andersen vistos por Günter Grass), por la que obtuvo el premio Hans Christian Andersen de ilustración en 2005. También ha editado libros con sus dibujos. En 2006, presentó una exposición con esculturas y dibujos en Görlitz. Siguió cultivando la poesía y el dibujo hasta el final, pero un año antes de su muerte declaró que no escribiría más novelas debido a que, a su avanzada edad, le era imposible planificar el tiempo necesario para hacerlo. Murió en Lübeck el 13 de abril de 2015. Se le conoce por obras tales como: El tambor de hojalata (Die Blechtrommel, 1959), Años de perro (Hundejahre, 1963), Del diario de un caracol (Aus dem Tagebuch einer Schnecke, 1972), El rodaballo (Der Butt, 1977), Malos presagios (Unkenrufe, 1992), A paso de cangrejo (Im Krebsgang, 2002), Pelando la cebolla (Beim Häuten der Zwiebel, 2006) o La caja de los deseos (Die Box, 2008).

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s