Todos nuestros nombres

Todos nuestros nombres - Dinaw MengestuEsto nos cuenta (promete) la sinopsis del libro:

«Cuenta la leyenda que en el momento de la creación, todos los seres y las cosas recibieron un nombre, y eso nos define, nos distingue frente a los demás. Tomar el nombre de otro y ponérselo como un traje prestado cambia la idea de lo que somos y hacemos. Un joven creció en Uganda a principios de los años 70 del siglo pasado, y en la universidad de Kampala aprendió a leer a los clásicos, pero también a usar armas para luchar a favor de la libertad de África. Muy pronto la protesta se trasladó a las calles de la ciudad, y los ojos de este hombre discreto, que amaba los libros, se enfrentaron al horror. Había que huir, dejando atrás una vida y un nombre. Así fue cómo un buen día apareció Isaac en una pequeña ciudad del Medio Oeste americano como estudiante invitado, y Helen fue la trabajadora social encargada de enseñarle las costumbres del lugar. Con pocas palabras y muchas caricias los dos crearon un mundo propio, desafiando las convenciones, pero ¿quién era realmente Isaac? (…)»

En estas pocas palabras se condensan muchas historias no contadas. Dinaw Mengestu (Addis Abeda, Etiopía, 1978) nos habla en este libro de la suerte-no suerte de nacer en un lugar determinado, de las raíces que marcan la existencia de cada individuo en la historia, del destino quizá, de la impronta que nos dejan las vivencias de otros en nuestras vidas.

El principio de la novela viene a narrar los días de un anónimo ugandés en la universidad de la capital en los años setenta donde, siempre acompañado por su mentor y amigo Isaac, participará como un beligerante activista social, convencido de que la única vía posible para conseguir la liberación de Uganda, y por ende el utópico régimen panafricano, es por medio de la violencia y de las armas… Más adelante, conoceremos a Helen. Ella es una trabajadora social de los Estados Unidos de America, del Medio Oeste norteamericano, que será la responsable de enseñarle a un joven refugiado, llamado curiosamente también Isaac, todas las costumbres yanquis del lugar. Por supuesto nacerá el amor entre ellos, al menos el de ella hacia él es muy notable, muy verosímil…

De todo el libro lo que más me ha gustado ha sido precisamente la maestría con la que el autor describe la relación entre Helen y el refugiado, los prejuicios velados y tangibles que soportan los dos personajes (años 70-América profunda… casi nada). No hay cursilería, ni sensiblería, nada de amarillismo facilón, todo está muy bien trazado y muy bien hilado. Esta parte, repito, es la que más me ha gustado, es la que me ha resultado más creíble de toda la historia. Una pena que el resto del libro no me haya convencido, sobre todo la parte «humana», «sicológica» de la trama, sin duda la más importante en esta novela. Mengestu no consigue darle intensidad a las emociones de Isaac, del refugiado, las reflexiones están faltas de verdad, de melancolía, de añoranza.

Con esto no quiero decir que haya sido una lectura desaprovechada, insulsa, o vacía, para nada. Si bien sí es cierto que se aleja mucho de mi lectura ideal, en este libro hay una notable historia de amor, y también unas descripciones en el primer tercio de la novela bastante buenas… 

Mari Carmen Pérez

2

TODOS NUESTROS NOMBRES de Dinaw Mengestu/ Título original: ALL OUR NAMES / Traducción: Eduardo Iriarte Goñi / Editorial: LUMEN / Género: Novela / 304 páginas / ISBN: 9788426401533 / 2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s