El legado de los Grimm

El legado de los Grimm - Polly ShulmanLo confieso: soy un entusiasta lector de «Young Adult». Sí, ya sabéis, lo que antes era «Juvenil» a secas bañado de ficciones fantásticas. También confieso que no me llaman la atención todas las obras dentro del género. No tuve tentaciones hacia sagas como la de Crepúsculo de Stephenie Meyer o esa otra de los Juegos del Hambre de Suzanne Collins, y mucho menos Divergente, de Veronica Roth. Sin embargo, me encantó el único libro –el primero– que he leído de Harry Potter, de J.K. Rowling; La historia interminable, de Michael Ende; Dentro del laberinto, de A.C.H. Smith y unos cuantos más que, afirmo y no me equivoco –o lo hago por poco–, muchos eruditos califican de literatura menor incluso hoy en día. Dicho esto, confieso que me he divertido, y mucho, con El legado de los Grimm de Polly Shulman. Tiene ese halo mágico que envuelve este tipo de novelas en las que nada es lo que parece a simple vista y en cuyas páginas se desata la magia sobre las cabezas de aquellos que siempre resultaron insignificantes al mundo. Supongo que se trata de un modo de recuperar el tiempo perdido, de rellenar las carencias de una infancia escasa en fantasías o con pocos recursos de juego simbólico, qué se yo. Pero disfruto mucho con estas historias de mundos ocultos, fantásticos, sobrenaturales y mágicos al tiempo. Y esta tiene todos los ingredientes para pasar un muy buen rato. Uno se desliza por la historia con agrado, con deleite, con pasión. La autora mantiene un buen ritmo que va ganando tono, sin desfallecer, hasta un clímax suave, sin demasiado impacto y, puede, que hasta predecible, pero no por ello menos agradecido. Los personajes en general tienen ese carácter adolescente bien impreso: sus diálogos impetuosos y, a veces, irreverentes y poco meditados, sus actos movidos por impulsos hormonales y contradictorios, sus enamoramientos y desenamoramientos, etc. Los personajes más adultos también tienen sus carácter bien definido, aunque es cierto que su protagonismo mengua a lo largo de la novela a favor del de los muchachos del «Repositorio de material en circulación de Nueva York», nexo común de todos ellos. No sé, veo pocas lagunas y las que pueda haber son insignificantes. Sin importancia. Todo lo demás lo compensa. Además, me ha parecido una idea genial usar como eje la existencia de una colección de objetos que inspiraron los cuentos –los originales, no los edulcorados para el público infantil actual– de los hermanos Grimm. Sin duda, es una novela que recomiendo para los amantes del género. Yo la disfruté y mucho. Algunos de vosotros seguro que también lo haréis.

Víctor Morata Cortado

4

EL LEGADO DE LOS GRIMM de Polly Shulman / Título original: THE GRIMM LEGACY / Traducción: Gema Moraleda / Editorial: Nocturna / Colección: Literatura mágica / Género: Narrativa / 407 páginas / ISBN: 9788493920050 / 2012

Anuncios

2 comentarios en “El legado de los Grimm

  1. No te creas aun despues de mucho tiempo los Hermanos Grimm siguen cautivando publico, yo los domingos no me pierdo los cuentos que presentan por un canal de tv de mi pais…me encantan y tengo 55 años…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s