Registros Akáshicos: La llave del conocimiento del alma

En el pueblo, hace ya muchos años, cuando todavía estaba reciente el ocaso de la dictadura, había ya curanderos y místicos que, a la sombra, hacían sus lecturas de vidas pasadas, presentes y futuras y remendaban existencias con ungüentos y cánticos raros. Ya entonces tenía cierto interés por saber lo que había de verdad en esos ambientes y empecé a leer libros –entonces no había tantos ni tan accesibles– sobre temas más o menos «sobrenaturales» y con derivaciones a la sanación física, mental y espiritual. Quien ha vivido en ese tiempo sabe de lo tercas que se vuelven las mentes y lo duro que es aferrarse a una fe que te lo ha arrebatado, si no todo, casi todo, más aún si esa fe se escapa a la convencional del catolicismo que nos inculcaban a golpe de rezos y vara de medir. En momentos de crisis existenciales, uno no piensa en el más allá ni en Dios ni en nada, sólo en que hay que vivir con lo que toca y punto. Pero yendo al libro en cuestión, me ha parecido estar leyendo un pasquín publicitario sobre los talleres que la autora y otros afiliados a la asociación imparten aquí y allá y, aunque da precisos pasos –todos muy complejos, incluyendo meditaciones, oraciones varias y pases en general–, siempre recomienda acudir a un profesional del tema en cuestión. Tema que se diversifica en decenas de subramas y que María Blanch aúna bajo las «lecturas de los Registros Akáshicos». Por esto tal vez me ha parecido, además de un poco autobombo, un manual para los interesados de verdad en este tema concreto y no tanto un libro asequible a todo el mundo. Quien quiera acercarse por mera curiosidad, acabará encontrándose con páginas y páginas de rituales, procedimientos y oraciones repetitivos que hacen de la lectura un pesado acometido. Yo, que ya peino desde hace más de una década un tupido bosque de canas, no he visto nada nuevo sobre el horizonte de los Registros Akáshicos; y no me confieso sabedor de todas las doctrinas que se mueven y se han movido por el mundo espiritual. Sin embargo, he visto discursos del Yo Soy que beben de Saint Germain; uso de los rayos e invocaciones a maestros ascendidos propios de la metafísica o de la teosofía de Madame Blavatsky, antecesora y cuna; he visto técnicas propias de la meditación más clásica, así como del Reiki «Usui»; también aparecen incluidas pautas de autohipnosis, radiestesia, hipnosis y regresiones, que ya Raymond Moody o Brian Weiss destacaron por su interés sanador hace más de una década, tal vez dos o más; incluso aparecen rituales de magia blanca y Wicca. Y, en definitiva, el motivo que me llevó a leer este libro, que no era otro que adentrarme en el mundo de esa «Gran Biblioteca», no se ha visto del todo satisfecho. He visto un aglomerado de ramas y técnicas espirituales relacionadas con la sanación que llevan muchísimos años en uso, redireccionados hacia un nuevo nombre o doctrina que no aporta mucho más. Ya antes de que se enconara esta ramificación, existían los Registros Akáshicos y, sin duda, mucho antes, no existía un tratamiento tan complejo para su acceso y consulta. En definitiva, me ha parecido un libro indicado para neófitos que quieran dar sus primeros pasos en lo espiritual, que no conozcan mucho del tema o que anden buscando un flotador al que aferrase en alta mar. También muy útil como manual –o apuntes– de estos cursos y talleres, un muy apropiado libro de texto para practicantes. Sin embargo, en su exposición me pareció de lectura repetitiva y con demasiadas erratas que la entorpecen. A mi parecer, aprueba merced a la cantidad de información que ofrece, pero esperaba más. Así y todo, como suele suceder con este tipo de terapias, existen para un público concreto que las busca y halla en ellas su bálsamo, su salvación y alivio de sus males. Es por eso que quiero destacar ésta como mi mera opinión; que cada cual se acerque a las ascuas que le calienten. El destino, suelo pensar, obra en consecuencia y a disposición de cada uno. Este libro no es para mí, pero tal vez sí lo sea para usted.

Aurelio R. Silvano

2

REGISTROS AKÁSHICOS: LA LLAVE DEL CONOCIMIENTO DEL ALMA de María Blanch / Editorial: Ediciones Oberón / Colección: Libros singulares / Género: Autoayuda-Espiritualidad / 248 páginas / ISBN: 9788441536371 / 2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s