Perdices “ahogadas” en vino

Concierto de aves (Atribuido a Frans Snyders, Mediados del siglo XVII)

Concierto de aves (Atribuido a Frans Snyders, Mediados del siglo XVII)

Guiso muy apropiado para esos días de lluvia y frío…

Ingredientes (para 4 personas):

  • 2 perdices
  • 3 cucharadas de manteca de cerdo
  • 4 cebollas pequeñas, o 2 medianas
  • 100-125 g. de tocino
  • 2 zanahorias
  • 1 cucharada de harina
  • 1 vaso de vino tinto
  • ½ vaso de cerveza y ½ vaso de agua (puede ser también de caldo de ave o verduras)
  • 2 hojas de laurel
  • 1 poco de tomillo fresco (en rama), otro de romero y otro de perejil
  • ¼ cucharadita de raspadura de nuez moscada
  • Sal y pimienta

 Preparación:

Vaciamos las perdices, las limpiamos y las cerramos, atándolas con un cordel. Viene muy bien también flamearlas, para que no queden restos de plumas en la piel. El tocino lo cortamos en tiritas finas y picamos las zanahorias. Las cebollas las pelamos y las dejamos enteras; si son demasiado gruesas las partimos por la mitad. Con el laurel, el tomillo, el romero y el perejil, hacemos un ramillete y lo “envolvemos” todo con una gasa, de esa manera evitaremos encontrarnos con “hojitas” de romero en la salsa.

En una cazuela derretimos la manteca, y cuando ésta esté líquida rehogamos dentro las perdices junto al tocino, las cebollas y la zanahoria. Lo dejamos todo al fuego, un fuego medio, hasta que esté todo muy doradito, momento en el que le espolvorearemos la harina y rociaremos el guisado con el vino, la cerveza y el agua. Mezclamos bien, salpimentamos y echamos la nuez moscada, avivamos un poquito el fuego, le volcamos el ramillete de hierbas, y cuando el guiso rompa a hervir lo tapamos y dejamos que cueza todo a fuego muy lento durante una hora y media, aproximadamente, vigilando en todo momento que la salsa no se quede demasiado espesa, aclarándola con un poco de caldo o agua, si fuese necesario.

Cuando llevemos tres cuartos de hora de cocción podemos sacar las perdices, quitarles el cordel, partirlas a lo largo, y dejar que se terminen de cocinar en cuatro pedazos.

A la hora de servir, acordarse siempre de retirar el ramillete de hierbas.

José Antonio Castro Cebrián

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s