Entremés: Colores de Otoño, de Henry David Thoreau

«También el primero de octubre, o algo más tarde, los olmos están en la cúspide de su belleza otoñal, majestuosas masas pardo-amarillentas, tibias aún por el calor de septiembre, que penden sobre la carretera. Tienen las hojas perfectamente maduras. Me pregunto si hay alguna madurez sensata en la vida de los hombres que viven a su sombra. Mientras miro nuestra calle, bordeada de olmos, éstos me recuerdan tanto por su forma como por su color a los haces de trigo, como si la siega se hubiera adentrado en el pueblo y al fin pudiéramos esperar cierta madurez y «sabor» en los pensamientos de sus gentes. Bajo el susurrante follaje amarillo, listo para caer sobre la cabeza de los paseantes, ¿cómo es posible que puedan imponerse ideas toscas o inmaduras? Cuando me detengo allí donde una docena de grandes olmos se inclinan sobre una casa, es como si estuviera dentro de la cascara de una calabaza madura, y me siento blando como si yo mismo fuera la pulpa, aunque quizá mi aspecto sea desastrado y fibroso».

Colores de Otoño (Henry David Thoreau, 1862)

henry-thoreauHenry David Thoreau,(Concord, EE UU, 1817-1862) nació en el seno de una familia humilde, circunstancia que no le impidió graduarse en Harvard en 1837 y convertirse en uno de los escritores y ensayistas más trascendentales dentro de la literatura norteamericana. Durante toda su vida vivió bajo los postulados del trascendentalismo, defendiendo una forma de vida que ennobleciera el contacto con la naturaleza. Sus ideas le hicieron establecerse, en 1845, en una pequeña cabaña que él mismo construyó cerca del pantano de Walden, para dedicar todo su tiempo a la escritura y a la observación de la naturaleza. De esta época son Una semana en los ríos Concord y Merrimack (1849), y Walden (1854), quizá la obra de la que obtuvo mayor acogida. En 1846, abandonada ya su vida en el pantano, Thoreau se negó a pagar los impuestos que el gobierno le imponía, lo hizo como protesta contra la esclavitud, motivo por el cual fue encarcelado. De esta experiencia surgió Desobediencia civil (Civil Disobedience, 1849), obra magna sobre la “resistencia pasiva”, y que tanto influenciaría a Gandhi y a Martin Luther King muchos años después.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s