Seda de Alessandro Baricco con ilustraciones de Rebecca Dautremer

portada

Portada de “Seda”, de Rébecca Dautremer

“Seda” no es una obra desconocida, ni una novedad en nuestro país; cuenta con más de cuarenta ediciones en España desde su publicación. Fue la obra que consagró a Alessandro Baricco (Turín, 1958) como uno de los grandes autores italianos de nuestra época.

seda 1

Ilustración de Rébecca Dautremer

Es un título breve, una novela con aires de fábula, de cuento, de comedida historia. Antes de darnos cuenta, caemos borrachos de melancolía, y somos incapaces de desembriagarnos, a no ser que cerremos los ojos, apartemos nuestra conciencia de lo onírico, y respiremos hondo.

“Seda” narra la historia de Hervé Joncour, un mercader francés de gusanos de seda del siglo XIX, que viaja a Japón obligado por sus negocios, separándose de su mujer. Es en el otro extremo del mundo, y será en brazos de una enigmática concubina oriental, donde encontrará el amor más apasionado que jamás sintió, al menos aquel que creía no existir.

Es una bella carcasa de emociones, duras y frágiles al mismo tiempo. Sin duda. Pero lo que hace a esta nueva reedición del libro de Baricco tan especial no es la indudable inmortalidad de su obra, sino el trabajo inconmensurable de Rebecca Dautremer, sus ilustraciones, que convierten a esta publicación de Contempla Edilvives en una verdadera obra de arte.

Seda_2

Ilustración de Rébecca Dautremer

La nostalgia y el recogimiento humano es retratado de manera tan contemplativa que emociona a la par que sobrecoge; uno intenta hacerse con el espíritu de los paisajes, o con los retazos de unas imágenes inconclusas y difusas, a veces también entremezcladas con los retratos de los personajes, con sus poses, o su cotidianeidad…

La ilustración de Drautemer es poesía, a veces irónica, otras sexual o sensual, se adapta y se amolda perfectamente al ritmo de la historia que cuenta Baricco, y no sólo eso, sino que a mi entender se complementa como si hubiesen sido creadas a la vez. También hay silencio. Un silencio que te grita. Hermoso.

  Sin duda éste es un magnífico ejemplo de una delicatesen ajustada al paladar y al bolsillo de todos los mortales, combinación de una literatura elegante, sutil y breve, con una ilustración viva, excelsa y rica en palabras.

José Antonio Castro Cebrián

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s